Getty Images

Carlo Ancelotti

Everton, 2019-Presente

El Perfil:

Con Carlo Ancelotti, el Everton contrató a uno de los principales entrenadores del mundo para lograr el objetivo de clasificarse en puestos de Champions League, algo que nunca ha logrado. Llegó en diciembre de 2019, después de su etapa en el Napoli, regresando al fútbol inglés, donde ya estuvo a las órdenes del Chelsea entre 2010 y 2012. Durante ese tiempo fuera de la Premier League también dirigió al Paris Saint-Germain, Real Madrid y Bayern Múnich.

Cuando se fue del Chelsea, la Premier League era una competencia en la que los principales entrenadores rivales eran Sir Alex Ferguson, Arsène Wenger, Harry Redknapp, Kenny Dalglish y Roberto Mancini, para ahora volver a una Premier League en la que Ole Gunnar Solskjaer, Mikel Arteta, Jürgen Klopp, José Mourinho y Pep Guardiola han pasado a ocupar ese lugar. Uno de sus antiguos jugadores, Frank Lampard, también está ente los técnicos adversarios, ocupando el puesto en Stamford Bridge con el Chelsea.

“Es el nombramiento perfecto para nosotros”, dijo el director deportivo del Everton, Marcel Brands. Ancelotti ha conformado un sólido equipo en las diferentes fases del juego, mejorado con la llegada de jugadores como James Rodríguez para esta temporada.

Estilo de juego:

El prometedor inicio del Everton en la Premier League 2020/21 es la demostración más reciente de la capacidad de adaptación que posee Ancelotti. Al frente del AC Milan muchas veces optó por un 4-4-2 con rombo en el mediocampo, en el PSG utilizó principalmente un 4-3-3, mientras que en el Real Madrid jugó con un 4-2-3-1, que se transformaba en un 4-4-2.

Ya en el Napoli, tras heredar un equipo que había brillado bajo las riendas de Maurizo Sarri, utilizando un fluido 4-3-3 basado en el dominio de la posesión, Ancelotti impuso su criterio reorganizando exitosamente al equipo en un ofensivo 4-4-2. Un sistema que también utilizó en los primeros momentos en el Everton, aunque en fases más prolongadas de la construcción de juego se reorganizaba con una defensa de tres.

Seeamus Coleman, lateral natural, muchas veces se superponía sobre Djibril Sidibé para actuar como extremo partiendo desde su posición de central derecho, por la exigencia de Ancelotti de aumentar la presencia en áreas centrales en fase ofensiva. Independientemente del dibujo, muchas veces mediante el posicionamiento de varios jugadores en los tres pasillos centrales por delante del balón, Richarlison operaba como delantero más retrasado si no se desplazaba hacia adentro para dar apoyo desde la izquierda. El brasileño también proporcionaba un enlace directo hacia dos delanteros más avanzados.

Aunque el ataque del Everton mostraba una mayor variedad en ataque que en etapas anteriores, eso traía consigo el riesgo de que esos movimientos de piezas e intercambio de posiciones requiriesen más tiempo para recuperar las posiciones defensivas. También con el riesgo de que el lado izquierdo fuese especialmente vulnerable en situaciones de contragolpe.

Una variación dentro del 4-4-2 implicaba que un centrocampista retrasara su posición para actuar como central, garantizando la presencia de un solo pivote en vez de dos, el avance de los dos laterales y que el interior izquierdo de nuevo se dejara caer por dentro. Una situación que proporcionaba un jugador adicional en zonas centrales entre líneas (abajo).

Al utilizar una estrategia similar, pero con más cautela por parte de sus laterales y, por lo tanto, sacrificando una mayor amplitud en el último tercio del campo, el dibujo del Everton asemejaba un 4-2-2-2 y contemplaba una mayor presencia de jugadores por delante del mediocampo rival. Actuando éstos muchas veces entre líneas.

Una estructura que ha evolucionado más recientemente a un 4-3-3, contando con una considerable mayor calidad entre líneas por detrás de Dominic Calvert-Lewin, Richarlison y los dos laterales avanzados. Los ataques de James Rodríguez desde la derecha han aumentado la capacidad ofensiva del equipo para encontrar espacios a la espalda de la defensa rival.

El internacional colombiano puede trazar la diagonal por dentro o jugar como un mediapunta retrasado para ser el enlace principal entre el mediocampo y el ataque, ya sea por el centro o por el pasillo interior derecho. Desde la izquierda de ese ataque de tres, Richarlison también va hacia adentro y ofrece carreras en profundidad por detrás de Calvert-Lewin (abajo), el número 9 del equipo, quien ha realizado un movimiento previo para buscar el balón. El potencial de Richarlison en las transiciones, cuando suele hacer carreras a través del pasillo interior izquierdo, también muchas veces tiene el efecto de ocupar la atención del lateral derecho contrario.

El equilibrio existente en el centro del mediocampo habilita el avance de los laterales y suma la calidad suficiente para desarrollar el juego en corto. Allan y Abdoulaye Doucouré se han unido a André Gomes en la temporada 2020/21, cubriendo espacios por detrás de los movimientos de Coleman y Lucas Digne, con Doucouré desplazándose como Gomes para ocupar los espacios en el pasillo central.

La mejor calidad de los balones directos a Calvert-Lewin, tanto en banda como en las jugadas a balón parado, han contribuido a su transformación en un prolífico goleador y una referencia arriba que el Everton no tenía desde la partida de Romelu Lukaku al Manchester United en 2017. Su amenaza en el juego aéreo y sus movimientos atacando la espalda de la defensa rival son características consistentes que Ancelotti busca explotar.

Fase defensiva y presión:

Ancelotti heredó un equipo que concedía goles con regularidad en jugadas a balón parado, en gran parte debido a su enfoque de marcaje zonal, y que con demasiada frecuencia tuvo problemas para recuperarse después de encajar un primer gol. Esa mentalidad ha cambiado significativamente desde entonces. Ahora hay un espíritu de resistencia creciente como lo demostró en varios partidos, entre ellos ante el Tottenham en el arranque de la Premier Legue 2020/21.

De la misma manera que ha ido evolucionando en fase ofensiva, el Everton ha pasado de defender con cuatro o cinco atrás para desarrollarse esta temporada en un 4-3-3, que significa defender con un bloque medio en 4-1-4-1. Las contrataciones de Allan y Doucouré (cubriendo la salida de Idrissa Gueye) han hecho que las combinaciones en los pasillos interiores dejen de ser una debilidad con demasiados espacios permitidos. Ahora el equipo está más protegido en los momentos sin balón, donde el posicionamiento de Allan entre la defensa y el mediocampo, en particular, ha contribuido en gran parte a esta tarea.

No obstante, es por las bandas donde el Everton todavía necesita mejorar. Aunque los interiores trabajan para cubrir los espacios liberados por los avances de los laterales, a través de Richarlison y Digne posicionados arriba y en amplitud en banda izquierda, sumado a la posición interior de Rodríguez, el Everton se muestra vulnerable ante los cambios de juego. En el caso de que los interiores se desplacen para cubrir ese espacio por bandas, el equipo de Ancelotti –como se vio en el partido ante el Liverpool en Goodison Park– puede tener problemas en la zona central.

Cuando se establece sobre un 4-1-4-1 (arriba), y los extremos han tomado posiciones defensivas más rutinarias, el Everton es un equipo considerablemente más fuerte atrás. Richarlison, Rodríguez y Calvert-Lewin lideran una presión orientada al hombre. Richarlison y Rodríguez priorizan a los laterales contrarios, y Calvert-Lewin a los centrales, todo eso sumado al trabajo de Allan, igualmente influyente desde la base del mediocampo.

Sin embargo, en esa tarea defensiva, sus dos principales amenazas para las transiciones (Richarlison  y Rodríguez) se sacrifican temporalmente, una situación que obligará a Ancelotti  a intentar encontrar el equilibrio exacto entre el ataque y la defensa, si quiere llevar al equipo a permanecer entre los primeros puestos de la tabla.

Carlo Ancelotti

Análisis: El impacto de Carlo Ancelotti en el Everton

Nuestros entrenadores analizan los cambios tácticos que ha propuesto el entrenador italiano en el Everton desde su llegada en diciembre. Un equipo más versátil en ataque que sigue buscando el equilibrio defensivo.

Premier League: El Informe de James Rodríguez

Después de una temporada 2019/20 casi sin participación el Real Madrid, James Rodríguez busca tomar un nuevo impulso en el Everton. Nuestros entrenadores profesionales analizan las cualidades del jugador colombiano.

Análisis táctico: Everton 2 Liverpool 2

Everton y Liverpool igualaron en un gran derbi de Merseyside, que quedó marcado por la lesión de Virgil Van Dijk y el gol anulado a los de Jürgen Klopp en los últimos minutos.