Getty Images

Premier League, 25 de agosto de 2019

Liverpool 3
  • Matip (41)
  • Salah (49 pen, 58)
Arsenal 1
  • Torreira (85)

El partido era un examen perfecto para medir el nivel de Liverpool y Arsenal, equipos que habían ganando sus dos primeros partidos de la temporada. Fueron los Reds los que consiguieron una alta nota con una victoria contundente ante los “Cañoneros”, superados en muchas fases del encuentro disputado en Anfield.

Un cabezazo de Joël Matip en la primera mitad puso con ventaja a los locales, con Mo Salah duplicándola desde el punto de penalti y luego agregando un gol más después de una jugada individual. El Arsenal solo pudo responder con un tanto en la recta final de Lucas Torreira, quien cambió la dinámica de partido con su entrada.

El Liverpool se queda líder en solitario de la Premier League con 9 puntos después de ganar los tres primeros partidos. Mantiene así la distancia de 2 puntos sobre el Manchester City y abre una diferencia de 3 con el Arsenal de Unai Emery y 4 con Manchester United y Chelsea.

Disparos / A Puerta

Liverpool26 / 6
Arsenal5 / 3

Posesión

Liverpool54%
Arsenal46%

Pases / Completados

Liverpool578 / 529
Arsenal507 / 454

Faltas / Amarilla / Roja

Liverpool7 / 1 / 0
Arsenal5 / 0 / 0

 

Jurgen Klopp estructuró al Liverpool en su habitual 4-3-3 en ataque (abajo). Fabinho jugó como único pivote en el medio del campo con Georginio Wijnaldum y Jordan Henderson ubicados por delante de él y los laterales Andy Robertson y Trent Alexander-Arnold buscando avanzar y dar amplitud por sus respectivos carriles.

Unai Emery, mientras, desarrolló al Arsenal en defensa en una formación 4-3-1-2. El gran fichaje del Arsenal este verano, Nicolas Pépé, comenzó en la delantera junto a Pierre-Emerick Aubemayang. En las fases sin posesión, se esperaba que ambos arietes retrocedieran su posición para ayudar en el mediocampo. Por otro lado, Guendouzi y Willock inicialmente tenían la tarea de hacer frente a Henderson y Wijnaldum en el mediocampo, deslizándose de la zona central para encargarse de las vigilancias de Robertson y Alexander-Arnold.

El Liverpool encuentra debilidades en el rombo:

Sin embargo, las distancias que tenían que cubrir y la velocidad de los laterales del Liverpool en sus avances, hicieron que los laterales Reds atacaran en velocidad los espacios en banda dejados al descubierto por el rombo en el mediocampo del Arsenal, con Mané y Salah aumentando esos espacios con sus diagonales por dentro para estrechar la defensa de cuatro del Arsenal (abajo).

En ataque, el Arsenal se estructuró en un 4-4-2 con rombo en el mediocampo (abajo). Dani Ceballos jugó en la punta de ataque detrás de Pépé y Aubemeyang, mientras que Granit Xhaka se situó en la base, por delante de David Luiz y Sokratis. Matteo Guendouzi y Joe Willock completaron el dibujo del Arsenal en el medio del campo.

En fase defensiva, el Liverpool mantuvo su 4-3-3 (abajo), con presión alta cuando el Arsenal intentó jugar desde atrás, algo que sucedió con frecuencia. Cuando el Arsenal logró romper las líneas y avanzar hasta el tercio medio, Sadio Mané y Mo Salah retrocedían al mediocampo para formar una estructura 4-5-1.

Peligro gunner al contragolpe:

Como el Liverpool dejaba que sus dos laterales subieran, los hombres de Emery buscaron crear situaciones de 2 contra 2, con Aubameyang y Pépé contra los centrales rivales. El Arsenal era más peligroso cuando contragolpeaba por afuera de los centrales. La velocidad de Pépé, en particular, generó problemas a los defensas del Liverpool. Con el marcador 0-0 el marfileño superó la defensa rival, pero no pudo definir en el mano ante el portero de los Reds, Adrián.

A pesar de ser una amenaza ofensiva este modelo, durante la mayor parte del primer tiempo el mediocampo del Arsenal jugó muy retrasado. De este modo, el Liverpool pudo situarse y recibir el balón sin mayor presión de su rival, con repetidos cambios de juego hacia zonas amplias para buscar después un alto número de centros al área (abajo).

Cuando el mediocampo del Asenal sí presionaba más arriba, los tres atacantes del Liverpool hicieron movimientos inteligentes. Mané y Salah se metían por dentro para fijar la marca de Luiz y Sokratis mientras que Roberto Firmino se retrasaba a zonas del medio del campo para recibir al balón.

Salah entra en escena:

En el segundo tiempo, el Liverpool siguió con sus movimientos en ataque, y a los pocos minutos de reanudarse el encuentro los hombres de Klopp provocaron un penalti a favor. Henderson, incansable durante en sus carreras por banda a lo largo de todo el partido, trazó una diagonal desde el mediocampo, creando espacio al borde del área del Arsenal.

Con Salah arriba cargando su juego sobre el perfil de David Luiz, Firmino encontró el espacio libre para, al primer toque, habilitar a Salah frente a la portería. Luiz agarró por la camiseta al egipcio quien cobró impecablemente el mismo el penal pitado.

Los anfitriones mantuvieron su ritmo y comenzaron a dominar al Arsenal en la segunda mitad. De manera constante llevaron ocho jugadores por delante de la línea de pase, creando el Liverpool distintos ángulos para combinar. Su mezcla de intensidad, juego al primer toque y movimientos inteligentes significó que el Arsenal no pudo mantener el ritmo y le costó recuperar la posesión.

El Liverpool sumó un tercer gol cuando Fabinho, viendo un enorme espacio dejado por el Arsenal, envió el balón rápidamente hacia adelante. El incontenible Salah, corrió hacia la banda para recibir. Allí atrajo a David Luiz para luego regatearlo a gran velocidad y continuar con su internada al área, donde definió ante Bernd Leno con un disparo al segundo palo.

Un nuevo modelo en el Arsenal:

Ya con el marcador 3-0 el Liverpool controló el juego y amenazó con hacer más goles. Emery hizo cambios, dando entrada a Lucas Torreira por Ceballos para jugar un 4-3-1-2 en posesión alternando con el rombo en el medio. Willock  se situó en el centro del campo, provocando que con este nuevo dibujo el Liverpool ya no gozara del mismo nivel de control del juego.

El Liverpool llevaba a sus tres centrocampistas contra Torreira, Xhaka y Guendouzi, quedando Willock liberado para recibir entre líneas. Si Matip salía a su encuentro, se quedaba espacio a la espalda para Aubameyang y Pépé (arriba), teniendo ambos amplitud y espacio para atacar la primera línea del Liverpool ya que los laterales Reds estaban encargados de la marca de Monreal y Maitland-Niles. El juego del Arsenal mejoró con este cambio, pero ya no tuvo ningún efecto final sobre el resultado. Solo sumó el gol de Torreira a falta de cinco minutos para el final para dejar el marcador en 3-1.

Después del partido Jurgen Klopp elogió a sus jugadores: “Vi un partido excelente de mi equipo en un tramo tan temprano en la temporada. Fue espectacular. Una actuación llena de potencia, de energía, de ambición y pasión. Nos sorprendió un poco el sistema con el que jugaron, pero nos adaptamos a su rombo en el mediocampo con cambios de juego y centros constantes al área… Nuestra identidad es la intensidad y eso fue lo que mostramos hoy”.

“Salimos en el primer tiempo pensando que podríamos tener espacio en las transiciones y lo conseguimos… Sí es cierto que defendimos más atrás, pero no sin tener posibilidades de marcar. En el primer tiempo quizás Pepe tuvo la mejor ocasión. Y en el segundo tiempo el partido cambió con el penalti”, señaló Unai Emery en rueda de prensa. Por otro lado, el técnico del Arsenal afirmó que su equipo ha “reducido la distancia con el Liverpool. Todavía no es suficiente, pero creo, en cierto modo, que puede ser positivo”.

Análisis táctico: Liverpool 1 Manchester City 1

Después de empatar en los 90 minutos reglamentarios, el City  de Guardiola se lleva la Community Shield en  Wembley imponiéndose 5-4 al Liverpool de Klopp en la tanda de penales.  

Análisis Táctico: Liverpool 2 Chelsea 2

Mes y medio después de ganar la Champions League, el Liverpool se alzó con la Supercopa de Europa derrotando en los penaltis al Chelsea. El arquero Adrián fue el gran héroe de los Reds.

Análisis táctico: Liverpool 4 Crystal Palace 3

El Liverpool consiguió salir airoso de una difícil tarde en Anfield para derrotar al Crystal Palace y mantener una ventaja de cuatro puntos sobre el Manchester City en la lucha por la Premier League.