Getty Images

Champions League, 9 de abril de 2019

Tottenham Hotspur 1
  • Son (78)
Manchester City 0

En una noche para el recuerdo en partido disputado en su nuevo estadio, el Tottenham Hotspur consiguió imponerse al Manchester City de Pep Guardiola en la ida de los cuartos de final de la Champions League.

Un partido en el que el City tuvo la oportunidad de adelantarse desde el punto de penalti. Pero la gran intervención de Hugo Lorris evitó el acierto de Agüero. Desde ese instante, el Tottenham pasó a dominar el encuentro, aunque sin excesivo peligro sobre la portería de Ederson.

El choque quedó definido gracias a un tanto anotado hacia el final del partido por el surcoreano Son Heung-min. Previamente, los Spurs tuvieron que sobreponerse a una lesión sufrida en el minuto 50 por su astro, Harry Kane, al chocar con Fabian Delph.

El Tottenham toma cierta ventaja de cara al partido de vuelta ante un City que volvió a perder a domicilio en una eliminatoria de Champions League. Ya le ocurrió así las dos últimas ediciones ante Mónaco (3-1) y Liverpool (3-0). Derrotas que al final le costaron la eliminación. Ahora espera cambiar esa dinámica contra los Spurs.

Disparos / A Puerta

Tottenham Hotspur12 / 4
Manchester City8 / 2

Posesión

Tottenham Hotspur41%
Manchester City59%

Pases / Completados

Tottenham Hotspur410 / 326
Manchester City582 / 507

Faltas / Amarilla / Roja

Tottenham Hotspur9 / 1 / 0
Manchester City10 / 2 / 0

Análisis: Tottenham Hotspur

En ataque:

4-2-3-1 para avanzar casi siempre a través de transiciones. Cada vez que el City llevaba a sus laterales arriba, Kane era clave para tener éxito en esas transiciones. Sus movimientos diagonales alejándose de la pareja de centrales del City le daban espacio para recibir y buscar después el pase para Eriksen o Son, quienes intentaron explotar los espacios por bandas.

Con posesiones más largas, Sissoko y Winks se abrían en el centro del campo, lo que permitió a los laterales situarse más arriba. Mientras, Son y Eriksen ocuparon los espacios por el carril central para enlazar con los pases de Kane y con Dele Alli actuando como mediapunta. El City tuvo problemas para detectar las carreras desde segunda línea de Delle Alli, a las que se sumaban también Eriksen y Son. La orden en el Tottenham era clara. Allí iba a la ofensiva lo más rápido posible en el contraataque.

Todo eso terminó por provocar desequilibrios en la defensa del City, optando los centrales por mantenerse en una situación más retrasada. Una decisión que le dio a Son o Eriksen más tiempo y espacio cerca del área rival para crear.

A pesar de esas complicaciones, el bloque defensivo del City consiguió anular todas esas transiciones para llegar al descanso nivelado y sin conceder goles.

La lesión de Kane en la segunda mitad provocó la salida del jugador clave en la estrategia de ataque. Entonces Alli, Son y Eriksen se vieron obligados a realizar carreras de más metros para mantener el perfil ofensivo de su equipo.

Aunque esta fórmula funcionó en algunos momentos, el Tottenham se encontraba después con pocas unidades por delante, lo que facilitó también la salida del City.

Para solucionarlo, Pochettino apostó por dar entrada a Lucas Moura en el lado izquierdo para dar amplitud por esa zona y que Alli y Eriksen pudieran atacar por dentro.

A su vez, la posición de Alli fue apoyada por carreras en diagonal de Moura, ocupando ambos a la pareja de centrales del City. Eriksen pasó entonces a jugar como mediapunta. Así llegó el gol del Tottenham, con un pase del danés que liberó a Son por detrás de Fabian Delph. Luego el surcoreano definió con gran jugada individual.

En defensa:

Presionó al City desde la salida de balón en su propia área, pero pronto se mostró temeroso ante el pase directo de Ederson. Eso les llevó a jugar en bloque medio, aunque con algunos de sus centrocampistas fuera de posición por los continuos movimientos de los jugadores del City. Sissoko y Eriksen, en particular.

Una situación que daba espacios al City para jugar con pases verticales hacia Agüero y Sterling, cargando el juego sobre todo por la izquierda de su ataque.

Por ese lado, Sterling podía conducir por dentro y optar después por el pase o la jugada individual. Así llegó la opción del penalti para el City. Una jugada en la que brilló Lloris para detener el penalti a Agüero.

La lesión de Kane también tuvo su impacto en defensa, dando lugar a períodos de posesión más largos para los visitantes, también con más combinaciones por el centro.

Sobre todo con el protagonismo de Gündogan, quien se encontró más liberado por la posición tan adelantada de Delle Alli.

La entrada de Moura en la izquierda ayudó a detener cualquier progresión hacia adelante peligrosa de Walker, más pendiente de las posibles carreras del brasileño en las transiciones.

El brasileño ayudó al Tottenham a formar un bloque defensivo 4-4-2, siendo muy sólido durante el resto del partido.

Análisis: Manchester City

En ataque:

 4-2-3-1 para construir con tres jugadores desde atrás. Delph buscaba formar un doble pivote con Fernandinho, lo que arrastró a Eriksen fuera de posición.

Gündogan, a su vez, iba hacia el lado izquierdo, provocando que Sissoko también abandonara su posición defensiva. De este modo, Winks se quedaba solo para proteger el carril central, dejando espacios suficientes para que Agüero se moviera hacia la pelota y conectara después con los extremos.

Así llegó la opción del penalti y la intervención de Hugo Lloris para impedir la caída de su valla. Sin embargo, después de esa acción, el City se desvaneció en ataque. Y fue en gran parte porque Kane y Alli lograron cerrar los espacios centrales y, por ende, la conexión de pases de Laporte u Otamendi con el medio del campo.

La línea ofensiva del City se quedaba diluida. Una línea en la que Mahrez tuvo muy poca influencia en ataque, ya que el juego del City cargó el juego por el perfil izquierdo. Eso provocaba que cada vez que Mahrez recibía el balón se encontrara extremadamente aislado, sin apoyos de sus compañeros para combinar o penetrar en conducción.

Hubo un notable cambio de ritmo en la segunda mitad en el juego del City, donde Silva y Gundogan hicieron más movimientos hacia adelante después de pasar el balón. Esto creó combinaciones más fluidas en el carril central, aumentado así el juego ofensivo.

Sin embargo, casi todo seguía pasando por el lado izquierdo, yendo también Silva a esa zona en el segundo acto. Agüero intentó poner fin a ese desequilibrio moviéndose al perfil derecho para ayudar a Mahrez.

Sin embargo, los visitantes seguían sin tener un jugador entre la defensa central de Tottenham, provocando que los movimientos para buscar la asociación de un tercer jugador carecieran de suficiente fuerza para alcanzar el área rival. Al final, el doble pivote resultó innecesario en el ataque, como así se vio en la jugada del gol del Tottenham.

En defensa:

Bloque medio con 4-4-2 con las líneas adelantadas y un 4-2-3-1 cuando se estableció en campo propio.

David Silva fue el centrocampista que dio un paso adelante para unirse a Agüero en la primera línea de presión, ante un doble pivote del Tottenham que buscó jugar en amplitud.

Bajo esta situación, los Spurs llevaron a sus laterales más arriba, teniendo impacto en Sterling y Mahrez, obligados a trabajar en defensa para evitar situaciones potenciales de 2 contra 1 contra sus propios laterales. Aquí es donde el bloque 4-4-2 del City entró en práctica, con un desempeño perfecto para frenar al Tottenham.

A medida que avanzaba la primera mitad, los anfitriones buscaron más juego directo con Kane para vincular después con los extremos.

Eso obligó al City a retrasar su defensa para evitar la segunda jugada, activándose entonces un 4-2-3-1. Un dibujo que dejaba a Agüero como única referencia arriba para evitar la salida de balón contraria.

Esta situación, sin embargo, le dio al Tottenham para irse más arriba y ganar metros y posesión, aunque sin consecuencias en el marcador.

En el segundo tiempo, y tras la lesión de Kane, Otamendi y Laporte tuvieron que retrasar su posición para frenar la nueva estrategia del Tottenham, que pasaba por buscar las carreras profundas de Alli y los movimientos directos de Lucas Moura.

Esto aumentó la distancia entre las líneas del City, dando al Tottenham la capacidad de penetrar más fácil tras recuperar la posesión.

Con Moura por la izquierda y Alli y Eriksen por el centro, el City volvió a recuperar el 4-4-2 y adelantar sus líneas de nuevo. Situación que aprovechó el Tottenham para hacer el gol de Son después de atacar el espacio a la espalda de la defensa.

Análisis táctico: Tottenham 3 Borussia Dortmund 0

Una gran actuación del equipo londinense en la segunda parte deja al equipo de Mauricio Pochettino a un paso de los cuartos de final de la Champions League.
Eusebio Sacristán

La huella de Cruyff

El exmediocampista del Barcelona, Eusebio Sacristán, habla con The Coaches' Voice sobre la marcada influencia que el gran Johan Cruyff ha tenido en su carrera.

Análisis táctico: Manchester City 2 Liverpool 1

Manchester City y Liverpool protagonizaron el duelo más esperado en la pelea por la Premier League. Cada equipo fiel a los estilos que marcan sus entrenadores: Pep Guardiola en los Citizens y Jürgen Klopp en los Reds.