Getty Images

La Liga, 3 de abril de 2019

Valencia 2
  • Guedes (85)
  • Garay (83)
Real Madrid 1
  • Benzema (90+3)

El Valencia dio un gran paso en su lucha por meterse en los puestos de Champions, logrando una trabajada victoria en casa ante un alicaído Madrid. Fue la primera derrota del conjunto blanco desde el regreso de Zinedine Zidane a los banquillos y la novena de la temporada.

El portugués Gonçalo Guedes adelantó a los anfitriones en el primer tiempo, batiendo a Keylor Navas con un certero disparo ajustado al primer palo, y el defensa argentino Ezequiel Garay sentenció el partido con un cabezazo producto de un saque de esquina en el minuto 83. El francés Karim Benzama  logró marcar por los visitantes en el descuento, pero ya para entonces el daño estaba hecho,

De esta forma, el Valencia llega a los 46 puntos, uno menos que el Getafe, que ocupa el cuarto lugar en la tabla. El Madrid se queda con 57, a cinco puntos del Atlético de Madrid, que está en el segundo puesto, y a 13 del líder, Barcelona.

Disparos / A Puerta

Valencia10 / 4
Real Madrid13 / 5

Posesión

Valencia35%
Real Madrid65%

Pases / Completados

Valencia351 / 264
Real Madrid719 / 640

Faltas / Amarilla / Roja

Valencia8 / 2 / 0
Real Madrid11 / 2 / 0

Análisis: Valencia

En Ataque

Utilizó una estructura 4-4-2, con los extremos Gonçalo Guedes, desde la izquierda, y Carlos Soler, desde la derecha, ofreciendo distintos movimientos ofensivos cada vez que los anfitriones no podían enviar al balón a los delanteros centros.

El juego buscando amplitud hacia las bandas llegó a través de balones largos o pases directos hacia adelante, tras recuperar el balón, aprovechando los espacios dejados por los laterales del Madrid al subir. Guedes frecuentemente se lanzó en carreras al punto ciego sobre la espalda de Álvaro Odriozola, proporcionando un método directo para llegar al área contraria, pero limitando las posibles combinaciones por su mismo lado izquierdo con Gaya.

En el lado derecho, Soler también hizo movimientos hacia adentro, sacando a Marcelo de su posición, creando el espacio para las penetraciones del lateral derecho, Daniel Wass.

A medida que avanzaba la primera mitad, el Valencia volvió a jugar por el centro al no tener éxito en sus incursiones por las bandas.

Kondogbia y Parejo estuvieron marcados de cerca por Toni Kroos y Luka Modric, dejando un 2 contra 1 en favor de los defensas centrales del Valencia. Benzema no podía ocuparse de Garay y Diakhaby a mismo tiempo y eso resultó en una construcción de juego más rápida del equipo local.

Los movimientos opuestos de Gameiro y Rodrigo fueron calculados a la perfección, alejando a la defensa del Madrid de la unidad del mediocampo y aumentando el espacio para pasar el balón por el centro y enlazarlo con el ataque.

Después de irse al descanso gracias al gol de Guedes, anotado tras un córner y una excelente combinación, los anfitriones mantuvieron la misma presión en el segundo tiempo con el juego de Wass, doblando al extremo  y luego centrando, siendo útil durante los momentos de transición.

El lateral izquierdo Gaya también tuvo una mayor presencia en el ataque con Guedes imitando las carreras de Soler desde el lado derecho hacia adentro. Eso propicio la subida del central Diakhaby por la izquierda, tal como lo había hecho tan bien Garay en la primera mitad, para luego jugar por detrás para que Gaya penetrara.

Hacia el final del partido, el equipo de casa se atrasó en un bloque defensivo bajo, lo que entonces abrió el camino para que creara oportunidades de contragolpes detrás de los laterales del Madrid. De hecho, los anfitriones desperdiciaron dos grandes ocasiones en el contraataque, pero al final aseguraron el triunfo cuando Garay se elevó por encima de Casemiro para cabecear el córner cobrado por Parejo.

En defensa

El equipo de casa mantuvo su estructura 4-4-2 en defensa y priorizó la reducción de espacios entre sus líneas de mediocampo y defensa. En varios momentos del partido, el Valencia utilizó una estrategia de bloque bajo y medio, adaptándose al juego de ataque que ofrecía el Madrid.

Su principal estrategia contemplaba un bloque medio, con una estrecha línea defensiva para comprimir los movimientos de los extremos del Madrid.

La ausencia de jugadores del Madrid por el centro hizo que el bloque del Valencia simplemente se dedicara a vigilar y cubrir los movimientos de ataque. Incluso cuando los visitantes efectuaron cambios, empleando  a los laterales más arriba para centrar el balón al área, la línea defensiva no pasó apuros, con Garay y Diakhaby cómodamente manteniendo a raya al aislado Benzema.

La falta de determinación de los visitantes en el ataque hizo que el Valencia comenzara a disfrutar más posesión del balón y, por lo tanto, tuviera  que defender menos, marchándose al descanso en ventaja.

En la segunda mitad, el Madrid finalmente añadió mas jugadores al ataque y los anfitriones tuvieron que retrasar sus líneas.

Aunque concedieron un tanto en el descuento, el bloque defensivo del Valencia se mantuvo extraordinariamente organizado, dándole al conjunto de casa la base para una gran victoria sobre un deslucido Madrid.

Análisis: Real Madrid

En ataque

Se estructuró en un 4-3-3 con los interiores, Toni Kroos y Luka Modric, retrasándose hacia la línea defensiva. Esto hizo que ambos laterales subieran para dar amplitud ofensiva, con Lucas Vázquez y Marco Asensio lanzándose en carreras diagonales para atacar por dentro a los laterales del Valencia. Karim Bezema también retrasó un poco su posición para compensar la falta de presencia del Madrid por el centro del campo rival.

De esa forma, los visitantes tuvieron muy escasa presencia ofensiva entre las líneas. En muchas ocasiones los centrales del Valencia no tuvieron que seguir ni marcar a ningún oponente. Para tener llegada, el Madrid se vio forzado a recurrir a los centros de sus laterales, Marcelo y Odriozola, con balones desde posiciones muy cercanas a las bandas. Sin embargo, con Benzema completamente aislado y con Vázquez y Asencio inefectivos por arriba, el Madrid no representaba un verdadero peligro en zona de definición.

La línea de ataque se volvió aun más estrecha, con Asensio y Lucas Vázquez ahora ayudando a Benzema a ocupar la zona central de la defensa del Valencia. Aunque esto le dio a sus laterales más trabajo en posesión, ya que el Valencia podía crear superioridades frente a Marcelo y Odriozola, el Madrid finalmente tenía a los jugadores para crear juego de ataque desde una posición central. Sin embargo, le faltó inspiración con el balón.

Gradualmente Modric y Kroos se fueron más arriba en el segundo tiempo, mientras los laterales seguían profundizando en ataque, pero a medida que transcurrían los minutos esas carreras fueron perdiendo intensidad, ya que Marcelo y Odriozola también tenían que seguir y cubrir los avances desde atrás de Gaya y Wass.

Sin embargo, el trabajo de los mediocampistas centrales del Madrid finalmente permitió una mayor penetración por el medio. El único problema para el Madrid entonces era que el Valencia había atrasado ambas unidades de cuatro para formar una estructura compacta fuera del área, ralentizando el avance de los visitantes. Isco y Gareth Bale entraron en acción hacia el final del partido, con el galés apoyando a Benzema por el centro. Esto le dio a Isco la licencia para merodear entre líneas y asociarse con Marcelo y Odriozola. Benzema logró finalmente marcar, pero ya en el descuento y tras el segundo tanto del Valencia.`

En defensa

Sin el balón, el Real Madrid utilizó una estructura 4-1-4-1. Al conjunto madridista le costó contener los fluidos movimientos del Valencia sin balón, especialmente dentro de la línea central.

Después de atacar inicialmente en amplitud, los anfitriones dieron pronto prioridad al desarrollo del juego por el centro en terreno del Madrid. Kroos y Modric marcaron uno a uno a la pareja de mediocampistas centrales del Valencia, con Casemiro cubriendo por detrás, creando una superioridad de 3 contra 2 por la línea central. Sin embargo, el equipo de casa creo su propia superioridad, dos centrales contra Benzema, y consiguió ganar terreno en el mediocampo.

Los anfitriones luego recurrieron a una construcción de juego más paciente con múltiples pases cortos dentro de su propia mitad. Garay, en particular, fue muy útil para avanzar, al atraer a Kroos o Modric, alejándolos de sus oponentes centrales.  Esto daba opciones para que el Valencia pudiera habilitar a sus delanteros centrales.

Los movimientos de Rodrigo y Gameiro fueron empujando a la defensa del Real Madrid más lejos del centro del campo. Ahora los delanteros del Valencia tenían incluso más espacio para recibir el balón y darse vuelta con Casemiro imposibilitado de cubrir cada vez más terreno. Esto generó una mayor ofensiva del conjunto de casa, que se fue al intermedio en ventaja.

El Madrid siguió sin poner lidiar con el juego de los centrales del Valencia. Los anfitriones continuaron utilizando los canales internos para sobrepasar la unidad del mediocampo del Madrid. Con Guedes ahora incursionando por dentro con Soler, los dos laterales del Valencia subieron al ataque.

A medida que el partido se acercaba a su clímax, la compacta formación defensiva del Valencia atrajo hacia arriba a los jugadores del Madrid, que buscaba el gol del empate. Los visitantes ahora estaban expuestos a los contragolpes del rival con Rodrigo y Gameiro haciendo carreras por detrás del espacio dejado por los laterales del Madrid.  El Valencia pudo haber sentenciado el partido en una de esas escapadas, pero finalmente aseguró el resultado con el gol de cabeza de Garay tras un córner.

Análisis táctico: Barcelona 2 Valencia 2

Un doblete de Messi salvó al Barça de una caída en casa ante un efectivo Valencia, que se había adelantado con tantos de Gameiro y Parejo. El empate frenó la cadena de ocho triunfos consecutivos que llevaba el conjunto catalán.

Análisis táctico: Real Madrid 0 Barcelona 1

El Barcelona elimina definitivamente al Real Madrid de la lucha por la Liga tras ganar en el Santiago Bernabéu. La distancia es de 12 puntos.
Nuno Espirito Santo

Mi idea

El entrenador del Wolverhampton se ha asentado en la Premier League con una idea de juego definida. Un concepto que empezó a tomar forma en sus últimos años como portero y ha ido evolucionando en su carrera en los banquillos.