Getty Images

Premier League, 2 de abril de 2019

Wolves 2
  • Jota (25)
  • Smalling (77 pp)
Manchester United 1
  • McTominay (13)

A pesar de marcar primero, el Manchester United cayó en su visita al Wolverhampton Wanderers, desperdiciando así la oportunidad de colocarse como tercero en la tabla de la Premier League.

Los “Diablos Rojos”  se pusieron en ventaja con un disparo rastrero de Scott McTominay al minuto 13, pero los anfitriones reaccionaron rápidamente con un tanto anotado por Diogo Jota con asistencia del mexicano Raúl Jiménez.

La expulsión de Ashley Young en el minuto 57, tras acumular tarjetas amarillas por dos faltas consecutivas sobre Jota, complicó la situación del United.

Y el equipo de casa terminó encontrando el gol de la victoria cuando Chris Smalling introdujo la pelota en propia puerta,  tras un intento fallido del portero De Gea de recoger el balón.

La primera derrota de Ole Gunnar Solsjkaer en la liga desde su nombramiento como entrenador permanente deja al United en el quinto puesto con los mismos puntos que el Tottenham y a dos del Arsenal, pero con un partido disputado más que ambos equipos londinenses.

 

Disparos / A Puerta

Wolves8 / 2
Manchester United18 / 5

Posesión

Wolves47%
Manchester United55%

Pases / Completados

Wolves543 / 450
Manchester United540 / 456

Faltas / Amarilla / Roja

Wolves5 / 1 / 0
Manchester United11 / 2 / 1

Análisis: Wolves

En ataque:

3-5-2 con los carrileros Doherty y Vinagre muy arriba, llevando a sus oponentes del United a posiciones más retrasadas. Los espacios para progresar los encontraba por el centro, alrededor del trío de centrocampistas del United.

Sin embargo, cuando Neves o Moutinho retrasaban su posición para ayudar en la construcción de juego desde atrás ante los dos delanteros del United, (ahora creando un 4 contra 2), esa opción desaparecía.

A medida que avanzaba la primera mitad, el equipo local era más peligroso en los momentos de transición, especialmente cuando la unidad del centro del campo del United perdía el balón en fase ofensiva.

Los movimientos de Raúl Jiménez o Jota lejos de sus marcadores proporcionaron un enlace para las carreras de los extremos.  A ellos se sumaban también Neves y Moutinho, quienes regresaban a posiciones más adelantadas con la posesión. Los movimientos del “tercer hombre” desde el centro del campo se convirtieron en la fuente de creación más efectiva para el equipo local.

A pesar de eso, el Wolves no encontró opciones para llegar a los últimos metros con peligro. Sí lo hizo a través de varias acciones a balón parado,  lo que permitió mover a más jugadores al campo del United. Entonces, de repente, y casi de la nada, encontraron la igualada aprovechando un error de Fred en la salida de balón con Jota acreditándose el gol.

En la segunda mitad, el Wolves nuevamente buscó la ofensiva a través de las transiciones, pero pasó de atacar por el carril central a buscar el juego directo a la espalda de los defensores del United.

Incluso cuando los visitantes se quedaron con 10 jugadores, el Wolves permanecía en un bloque bajo, sin variar el papel de Neves, quien seguía cayendo en la línea de fondo durante el despliegue de su equipo en el medio campo. Eso tenía consecuencias arriba, con la perdida de talento en los ataques.

A falta de cuarto de hora para el final, los locales no habían gozado de ninguna otra ocasión de gol. Sin embargo, momentos después tomaron la iniciativa en el marcador. Neves adelantó su posición, lo que ayudó a cambiar el juego a Moutinho, quien con su efervescencia provocó un caos dentro del área con Smalling y David De Gea chocando, mientras el balón se introducía en la red para el 2-1 a favor del Wolves.

En defensa:

Doherty y Vinagre formaron en la línea defensiva, en un bloque medio de 5-3-2. Cuando el United se instaló con una estructura de ataque similar, Jiménez y Jota presionaban a la línea defensiva rival.

La idea de los locales en defensa era bloquear el carril central, donde los locales eran increíblemente compactos entre líneas. Pero Con Young abierto en banda durante la construcción de juego del United, el equipo local fue vulnerable a los cambios de juego hacia su lado izquierdo.

La opción de mantenerse firmes por dentro dio espacios al juego por banda del United y los centros al área. Tanto Lukaku como Jesse Lingard gozaron de claros remates de cabeza dentro del área. En realidad, y antes de que Wolves igualara el marcador, el United podría haber hecho más de un gol fruto de la impotencia de Vinagre para bloquear los centros de Dalot en múltiples situaciones de 1 contra 1.

El equipo local orientó su defensa en la segunda mitad para evitar estas situaciones, retrasando mucho más el bloque para anular casi por completo el juego a su espalda. Aunque cedieron la posesión, su firmeza por dentro no daba opciones al United, obligando a sus delanteros a tener que salir a banda para encontrarse con el balón.

A pesar de su firmeza, los Wolves todavía eran vulnerables a los centros, como se pudo ver en la acción de Scott McTominay. Al final los anfitriones aseguraron la defensa, y más después de que el United se quedara con 10 jugadores.

En imágenes

Análisis: Manchester United

En ataque:

3-5-2, con los mediocampistas centrales McTominay y Pogba más abiertos, mientras que Jesse Lingard atacaba los espacios en la defensa rival.

Las primera jugadas ofensivas del United fueron un pase en largo hacia Lukaku, para luego vincularse con los mediocampistas colocados más hacia afuera o los laterales que avanzaban, Luke Shaw y Diogo Dalot, quienes proporcionaron amplitud en ataque.

Young, en la zona derecha de la línea defensiva, también buscó posiciones más abiertas para dar salida a los cambios de juego de izquierda a derecha, patrón de ataque clave para los visitantes. Esta posición más amplia de Young, además, le permitió avanzar al medio de campo con poca presión rival, ya que la pareja Jota y Jiménez no podía cubrir todo el ancho del campo.

Asimismo, este movimiento proporcionó nuevos vínculos con los delanteros del United y amplió el juego por la banda derecha, abriéndose oportunidades a través de los centros al área de Dalot. Ninguno de ellos llevados a la red por Lukaku y Lingard.

Los visitantes finalmente se adelantaron en el marcador con un cambio de juego de izquierda a derecha que encontró a McTominay al borde del área.El disparo del escocés muy cerca del palo fue imposible para Rui Patricio.

El United mandaba en el marcador y el partido, pero el Wolves empató tras un error en la salida de balón. Un gol que tuvo impacto arriba, con Lukaku incapaz de interpretar los tiempos para dar salida a Young por su lado. En la segunda mitad se redujeron los movimientos de los delanteros y las opciones de recibir la pelota a la espalda de la compacta estructura defensiva local.

Ante el bloque tan retrasado del Wolves, el United creció en la posesión, pero no en ataque. Para encontrar otras vías de entrada, Lukaku, Pogba y Lingard buscaron otras posiciones para recibir, pero a menudo en situaciones ineficaces. La mayoría de los movimientos eran hacia la pelota. De este modo, el receptor carecía de compañeros por delante de la pelota para continuar progresando. Esto llevó al United a jugar con muchos pases horizontales.

Incluso cuando el United volvió a apostar por hacer cambios de juego, como en la primera mitad, el bloque defensivo más retrasado del Wolves hacía que los centros fueran controlados por el portero Rui Patricio. Aún así, McTominay tuvo otra oportunidad para el equipo visitante de haber evitado la derrota de un United que complica su presencia entre los cuatro mejores.

En defensa:

5-3-2 formando un bloque medio cuando era posible. Sin embargo, en la transición ataque-defensa el United era vulnerable, especialmente cuando Pogba y McTominay se encontraban atacando.

Los atacantes del Wolves se alejaban de la línea defensiva de los visitantes, provocando con esto espacios atrás, ya que Smalling y Lindelöf no querían ser arrastrados al centro del campo. Así, el Wolves tenía enlaces en la parte alta después de una recuperación, sumándose después los jugadores del centro del campo.

Esto continuó a lo largo de la primera mitad, con los mediocampistas visitantes forzados a abandonar la marca de los interiores del Wolves para ejercer presión sobre el delantero que caía en su zona para asociarse.

Desde aquí, los locales tenían jugadores libres por dentro y luego podían atacar la línea de atrás del United. Sin embargo, con un delantero más atrás, al Wolves le faltó presencia arriba. Eso facilitó el trabajo del United para controlar otras opciones de penetración en contra.  A pesar de no tener problemas atrás, el United regaló el gol del empate en un error de Fred.

La expulsión en la segunda mitad de Young obligó a hacer cambios. Phil Jones entró por Fred. Esto llevo a cambiar la estructura defensiva, que pasó a 5-3-1, con Lingard más atrás para reequilibrar numéricamente la batalla central del mediocampo.

Una estructura que mantuvo controlado el juego ofensivo visitante. Ni siquiera tuvo problemas en el juego directo. Pero una acción aislada al final de la segunda mitad dio la victoria a los locales.

Análisis táctico: Tottenham 0 Manchester United 1

El Manchester United iguala a puntos con el Arsenal y se queda a solo 7 del Tottenham, en el tercer lugar de la tabla, gracias a una victoria en Wembley sobre el equipo de Pochettino. Quinta victoria consecutiva en la Premier League para el nuevo entrenador de los "Diablos Rojos", Ole Gunnar Solskjaer.
Nuno Espirito Santo

Mi idea

El entrenador del Wolverhampton se ha asentado en la Premier League con una idea de juego definida. Un concepto que empezó a tomar forma en sus últimos años como portero y ha ido evolucionando en su carrera en los banquillos.

Análisis táctico: Manchester United 0 Paris Saint-Germain 2

En Manchester United viene en franco ascenso en la Premier League y ya se puso por encima del Arsenal y el Chelsea, pero en la Champions League se tropezó con un Paris Saint-Germain que no extrañó a Neymar ni Cavani.