Getty Images

Serge Gnabry

Bayern de Múnich, 2017-Presente

El Perfil:

Los cuatro goles de Serge Gnabry en la victoria 7-2 del Bayern Múnich en Tottenham en la segunda jornada de la presente Champions League constituyeron un ejemplo más de por qué la reputación del talentoso jugador de 24 años sigue creciendo.

Jugador en propiedad del Arsenal desde los 16 años, el club inglés, sin embargo, permitió su salida al Werder Bremen por 5 millones de euros cuando contaba con tan solo 21 años. Y lo hizo después de haber pasado gran parte de la temporada anterior a préstamo en el West Brom; equipo que los Gunners consideraron un lugar propicio para que pudiera desarrollar todo su potencial.

Ya en la Bundesliga, al Bayern de Múnich le bastó solo una temporada para pagar por él 8 millones de euros, dejándolo cedido en el Hoffenheim para trabajar bajo las órdenes de Julian Nagelsmann.

Se incorporó de manera definitiva al Bayern en la temporada 2018/19, un año en el que el club alemán llegó a pasar por algunas dificultades en el comienzo de su proceso de renovación. A pesar de eso, el internacional alemán impresionó hasta el punto de ganar la Bundesliga, la Copa DFB y la Supercopa alemana, sumando 6 asistencias y 13 goles en 42 apariciones. Números que le llevaron a ser elegido mejor jugador de la temporada por los aficionados del equipo, desde entonces encandilados con su juego.

Análisis táctico:

Gnabry ha demostrado ser un jugador extremadamente versátil en ataque debido a su habilidad para utilizar ambos pies y ser efectivo en diferentes situaciones ofensivas.

Aunque su pie dominante es el derecho, también puede disparar con precisión y potencia con la pierna izquierda (abajo). Su primer toque para evadir la presión del rival le genera las mejores posiciones desde las cuales disparar. Situaciones que suele terminar con precisión, a menudo buscando las esquinas de la portería.

Su determinación cuando ataca en áreas centrales entrelaza las debilidades y fortalezas de su juego.

Y es que su deseo de marcar lo lleva a pasar por alto a los compañeros que pueden estar mejor posicionados, pero debido a su habilidad para finalizar con ambos pies hay momentos en los que su actuación individual está justificada. Si sus números de goles siguen en aumento –a menudo buscando rematar antes a puerta- incluso puede establecerse entre los mejores jugadores del mundo.

Gnabry también es rápido y fuerte. Puede superar con facilidad a los oponentes en el 1 contra 1, pero también puede mantener y proteger la posesión ante defensores muy físicos antes de girarse para buscar el disparo a puerta. Sin embargo, continúa teniendo problemas en el juego aéreo, donde cuenta con menor efectividad a la hora de dar continuidad al desarrollo de la jugada.

Es durante las transiciones defensa-ataque donde quizás está mostrando mayor desarrollo. Sus movimientos crean espacios para que el portador de la pelota o para que él mismo reciba a la espalda de la defensa rival (abajo). Su capacidad para medir los tiempos y los cambios de dirección durante estas carreras ofensivas lo hacen un jugador difícil de rastrear por los rivales. Asimismo, en el contragolpe se muestra como un jugador menos egoísta y más consciente de cuándo debe combinarse con sus compañeros para tener efectividad en estas situaciones.

Rol en el Bayern de Múnich:

A lo largo de la temporada 2018/19 Gnabry fue utilizado en varias posiciones de ataque, a menudo en apoyo de Robert Lewandowski. Algo que ha cambiado esta temporada, jugando en gran medida en el perfil derecho. Se asocia de manera espectacular al único delantero en punta -la posición de Lewandowski dentro del 4-2-3-1 o el 4-3-3 del Bayern- , buscando actuar a través de los canales internos para atraer a los defensores de ese delantero o se mueve a los espacios libres si los defensores mantienen su vigilancia sobre ese único punta.

Arjen Robben destacó en el Bayern de Múnich con un papel similar, y aunque trató de conducir hacia dentro desde una posición inicial mucho más amplia, Gnabry puede ser igualmente asertivo cuando tiene el balón. Debido a su habilidad para jugar con ambos pies, puede actuar en ambas bandas o cerca de Lewandowski. En cualquiera de estos roles, sus centros por abajo al área rival (abajo), sus esfuerzos cerca de banda y su recorte hacia dentro lo convierten en una amenaza constante.

También complementa a los poderosos laterales del Bayern de Múnich, sin duda una de las grandes fortalezas del equipo con Joshua Kimmich, Benjamin Pavard, David Alaba y Lucas Hernández. Con Gnabry a menudo llevando el balón en diagonal al canal interior, se genera espacio para que un lateral avance y proporcione entregas de calidad o pases incisivos hacia adelante desde posiciones más amplias, particularmente dentro del 4-2-3-1.

En ese mismo sistema, Gnabry también puede asociarse con un compañero más adelante, después de moverse hacia adentro con posesión.

La presencia de un mediapunta, generalmente el elegante Philippe Coutinho, alrededor del delantero crea una vía de paso entre los dos extremos. En estas situaciones, con el Bayern capaz de cambiar la velocidad de su ataque y las defensas rivales intentando cerrar por dentro, se abren espacios en áreas más amplias para que jugadores como Kingsley Coman o Ivan Perisic ataquen desde el ala opuesta (arriba) .

Uno de los mayores desafíos del Bayern consiste en encontrar reemplazos convincentes a largo plazo para Franck Ribéry y Arjen Robben, extremos que llevaron al equipo alemán a la conquista de todos los títulos. En Gnabry y Coman es posible que ya los hayan encontrado.

Serge Gnabry

Bundesliga: Jadon Sancho, velocidad y desborde

Nuestros expertos analizan a uno de los más talentosos futbolistas jóvenes de Inglaterra. Un jugador que decidió buscar su oportunidad en el Borussia de Dortmund, lejos de su hábitat natural.
Chrisitian Pulisic

El factor desestabilizador

Christian Pulisic, una de las grandes estrellas del fútbol norteamericano, aterrizará el próximo verano en el Chelsea. Antes quiere llegar muy lejos con el Borussia Dortmund.
Giovani Lo Celso

Lo Celso, nuevo motor de la Albiceleste

El mediocampista de 22 años, Giovani Lo Celso quiere confirmarse en la selección de Argentina de Scaloni como una pieza clave de cara a la Copa América. Esta temporada ya ha dado un paso adelante en el Real Betis.