Fotografía: Shamil Tanna

Pep Clotet

Birmingham City, 2018-Presente

Aprendí mucho jugando al ajedrez.

Mi padre es campeón de ajedrez en España, y me enseñó a jugar cuando era muy joven. Su padre le enseñó a él, y un día yo le enseñaré a mi hijo.

Lo primero que aprendí es que no hay suerte en el ajedrez. Es el único juego que sé dónde, si eres mejor que yo, siempre me vas a ganar. Así que solo hay una manera de vencerte: tengo que saber más.

Eso significa que tengo que poner más trabajo en el juego.

Pero la lección más importante que mi padre me enseñó es la siguiente: “Cuando pierdes una partida de ajedrez, el mayor aprendizaje está en la derrota”.

Es algo que la gente en el deporte dice mucho, pero en el ajedrez es verdad. Porque, si me ganas, será fácil analizar dónde has sido mejor y qué te llevó a la victoria. Si entiendo por qué cometí el error, sé que nunca lo volveré a repetir.

Entonces, al menos de esa manera, yo gano.

Shamil Tanna

Es algo que ha estado presente a lo largo de mi carrera. Sí, he tenido éxitos, pero siempre he aprendido más de los malos momentos.

Mi carrera se ha construido sobre una base sólida de aprendizaje.

Tenía 20 años cuando una lesión acabó con mi carrera como jugador. Sin embargo, siempre había sabido que no era lo suficientemente bueno para llegar lejos. Lo vi cada vez que mi padre me llevaba a ver al Barcelona.

En una de esas ocasiones, recuerdo estar sentado en lo alto del Camp Nou, viendo el primer partido que jugó Pep Guardiola y pensando: “Wow. Eso es un jugador, ¿sabes?”

Como la mayoría de los niños en España, el fútbol era mi pasatiempo. Pero no podía dejarlo ahí. Cuando me gusta algo, no solo me gusta. Tengo que profundizar en ello.

Déjame darte un ejemplo: si estoy leyendo un libro sobre Platón y realmente me gusta, entonces tengo que leer todo sobre Platón. Cuando empecé a tocar la guitarra fue lo mismo. Tan pronto como empecé, me metí profundamente en ese mundo.

“Como nunca tuve esa experiencia como jugador profesional, no pude obtener el conocimiento dentro del juego. En su lugar, tuve que buscarlo. Extraerlo de los demás”

Esto explica un poco cómo pasé de entrenar a los jugadores jóvenes del equipo de mi ciudad a obtener mi licencia profesional a los 26 años. Convertirme en entrenador en las categorías inferiores del Espanyol y, unos años más tarde, en 2009, ser el entrenador principal del segundo equipo.

Nunca planeé este camino. Pero tan pronto como comencé a hacerlo, me di cuenta de que tienes que mantener tus ideas mientras juegas. También, si vas a hacer de ello tu carrera, que necesitas formarte.

Roy Smiljanic/bcfc.com

En España se necesitan cinco años de estudio a tiempo completo para convertirse en entrenador. Es mucho tiempo, pero entendí la responsabilidad que tenía sobre mis hombros cuando trabajaba con jugadores jóvenes.

Si me equivoco ahora, bueno, los jugadores con los que trabajo tienen mucha experiencia y son mayores. Todavía puedes mejorarlos, pero están casi hechos.

Pero si me equivoco con un jugador joven, es un gran error. Por eso pensé que realmente debía saber lo que estaba haciendo para evitar cometer errores y perjudicar su desarrollo. Es por eso que necesitas mucho conocimiento.

“Un buen entrenador es uno que, cuando toma a un buen jugador, no lo empeora”.

Estas palabras siempre las recordaré. Pertenecen a un antiguo mentor mío, Manel Casanova. Fue director de la academia en el Espanyol y uno de los mejores directores de fútbol formativo en España.

Tuve muchas influencias y mentores durante mis primeros años como entrenador. Como nunca tuve esa experiencia como jugador profesional, no pude obtener el conocimiento dentro del juego. En su lugar, tuve que buscarlo. Extraerlo de los demás. Y espero que, algún día, tenga la oportunidad de aplicarlo yo mismo.

Mi búsqueda de conocimiento comenzó en España. Al principio trataba de aprender por qué un equipo hacia una cosa. Por qué un entrenador piensa de una manera determinada…

En Barcelona vi cómo Johan Cruyff cambió el juego. Fue el primero, al menos en mi país, que logró jugar solo a un toque. Él creó un equipo que podía atacar jugando a un solo toque.

Aunque sabía que necesitaba expandirme. A principios de 2000, el Bayern de Múnich jugaba muy buen fútbol con Ottmar Hitzfeld. Me llamó la atención porque podía hacer que el equipo jugara en una formación 3-5-2 o en un 4-3-3, pero la filosofía, la idea, se mantenía igual.

“Eso me hizo pensar que sería genial trabajar en Inglaterra. Siempre le preguntaba: “En el futuro, ¿por qué no vamos y trabajamos en Inglaterra?”

En ese momento, todos pensaban que “este entrenador juega con 4-4-2 o con un 5-3-2”; y eso era todo. Pero a mí me interesaba la forma en cómo él salía de esto. Y, como dije antes, una vez que estoy en algo, tengo que meterme totalmente de lleno.

Así que me subí a mi coche, conduje a Munich y pasé tres meses acampando allí, no podía permitirme quedarme tanto tiempo en un hotel. Durante ese tiempo fui a cada sesión de entrenamiento del Bayern, tratando de aprender lo más posible de Ottmar.

La siguiente vez que me fui fuera de España fue en 2010. Había trabajado en el Espanyol, pero ahora quería explorar el fútbol en algún lugar diferente. Experimentar una cultura diferente. Expandirme más lejos.

Fui a Suecia.

Acabó siendo mi introducción al fútbol inglés. En Malmo fui asistente de Roland Nilsson, que había jugado en Inglaterra para el Sheffield Wednesday y el Coventry City. Me contó un poco sobre el juego y la mentalidad inglesa. Me dio una idea de cómo era el fútbol en Inglaterra.

Roy Smiljanic/bcfc.com

Eso me hizo pensar que sería genial trabajar en Inglaterra. Siempre le preguntaba: “En el futuro, ¿por qué no vamos y trabajamos en Inglaterra?”

Dos años después de llegar a Suecia, estaba de nuevo en movimiento. A Noruega, donde me uní a otro entrenador que tenía el fútbol inglés en la sangre. Age Hareide, que jugó para el Manchester City y el Norwich, con mucha mentalidad inglesa.

Mientras estaba con él en el Viking, comencé a comprender lo importante que es para un equipo tener una mentalidad ganadora. Pasamos muchas noches hablando de lo importante que era esto en Inglaterra, y pensé que me gustaría experimentar esa situación. “Quiero entender realmente lo que está sucediendo allí”.

Cuando llegó la llamada telefónica, estaba entrenando al equipo reserva del Málaga -ya había tenido suficiente frío-, ayudando a crecer su academia. Era un viernes por la tarde cuando sonó mi teléfono y al otro lado de la línea sonó algo que nunca olvidaré.

“Soy Michael Laudrup. Encantado de conocerte. Me gustaría verte para hablar sobre venir a Inglaterra “.

Michael Laudrup era mi ídolo cuando era jugador. Creo que le respondí antes de que él terminara de hablar.

“Voy mañana”, le dije.

“Cuando un jugador es joven, necesita ver el balón todo el tiempo. Porque obtiene información con los ojos, ve dónde está la pelota y qué está haciendo”

Laudrup dirigía al Swansea, y el club quería un entrenador con experiencia en el desarrollo de jugadores jóvenes para ayudar a su academia.

Me ofreció la oportunidad de aprender más sobre el juego inglés y al mismo tiempo aprender cómo desarrollar jugadores jóvenes para él.

Durante siete meses, me centré solo en esto: ¿qué necesita un jugador para poder jugar en la Premier League? ¿Cuáles son las cosas importantes que un jugador debe aprender?

Siempre oirás opiniones sobre eso. Las opiniones son solo opiniones. Pero, si solo miras el juego, puedes obtener los hechos.

Necesitas que los jugadores jóvenes tengan un nivel buen nivel técnico y un control kinestético total. Entonces, cuando un jugador es joven, necesita ver el balón todo el tiempo. Porque obtiene información con los ojos, ve dónde está la pelota y qué está haciendo. Pero tan pronto como alcanza un nivel superior, obtiene esa información de su propio cuerpo.

Athena Pictures/Getty Images

Él sabe que, si toca la pelota de esta manera, la pelota se quedará aquí. Si lo toca de otra manera, irá allí. Tan pronto como un jugador llega a ese nivel de control kinestésico, puede comenzar a levantar la cabeza. A partir de ese momento empieza a ver más lo que le rodea. Puede comenzar a aprender las tácticas del juego y dos cosas clave: cómo vencer a tu rival y cómo evitar ser vencido.

Durante siete meses en Swansea, todo esto me consumió. Y luego Michael Laudrup fue despedido.

Después de eso, todo cambió muy rápidamente. El presidente del Swansea, Huw Jenkins, puso a Garry Monk a cargo y me pidió que lo ayudara. No conocía a Garry en absoluto, pero el señor Jenkins nos conocía a ambos y pensó que podríamos trabajar bien juntos.

Y estaba en lo cierto.

Nos complementamos. Yo tenía la experiencia de entrenador, y él tenía muchos conocimientos sobre el fútbol inglés que compartió conmigo. En inglés, creo que la palabra es “simbiótico”. Me beneficiaba de él de la misma manera que él podía beneficiarse de mí.

“Toma las decisiones de acuerdo con tus valores. Si algo estaba destinado a ser, entonces será para ti en el futuro”

Durante nuestra tercera temporada a cargo en el Swansea, me enfrenté a una de las decisiones más difíciles de mi carrera.

Me ofrecieron un trabajo. Una oportunidad para entrenar en la Championship. Era un club bien administrado con una idea clara de lo que estaban haciendo y una gestión fantástica. En casi todos los sentidos, era el trabajo perfecto para mí para comenzar mi carrera de entrenador en Inglaterra.

Excepto por el momento en que surgió.

Swansea estaba pasando por un bache. Era una mala situación para el equipo y no podía dejar a Garry .

Empezamos juntos, así que estábamos juntos en esto.

Era una cuestión de valores. Vivo mi vida de acuerdo a mis valores. Si esa oportunidad no vuelve a aparecer, me dije a mí mismo, bueno, es solo un trabajo, ¿no? Pero puedo llamar a Garry y pasar tiempo con él, somos buenos amigos. Eso es lo que va a marcar una diferencia en mi vida.

Ahora tengo un hijo y siempre le diré lo mismo: toma las decisiones de acuerdo con tus valores. Si algo estaba destinado a ser, entonces será para ti en el futuro.

Shamil Tanna

Y mi oportunidad llegó otra vez, en el Oxford United.

Pasé casi siete meses allí como entrenador, e hice todo lo posible para mejorar no solo al equipo, sino también al club. Sentí que mi experiencia en la Premier League y en la Championship podría ayudar a elevar los estándares. Traer estabilidad a largo plazo.

Pero actualmente no puedes estar amargado si un club decide ir por un camino diferente. Es el mundo en el que vivimos. Como entrenador tienes que aprender de las lecciones y seguir mejorando. Analizar las decisiones tomadas dentro y fuera del terreno de juego y prepararte para regresar cuando se presente la oportunidad correcta.

Cuando Garry Monk me llamó para el Birmingham supe que era el paso correcto.

Más importante que mis planes como entrenador es la motivación que siempre busco en una oportunidad. Tenía otras opciones para volver a ser entrenador, pero la magnitud del desafío en un club grande como el Birmingham y el éxito que obtuvimos juntos anteriormente eran razones suficientes para elegir esta oportunidad por encima de las demás.

Nos volvimos a sentar juntos de nuevo en el tablero de ajedrez. Y, con todo nuestro conocimiento y experiencias anteriores, una vez más buscamos ese movimiento para ganar partidos.

El jaque mate.

Pep Clotet

Diego Alonso

Diario de una final

Ya de jugador Diego Alonso vivía el fútbol con la óptica de un entrenador. El técnico uruguayo relata cómo vivió el duelo ante Tigres para alcanzar la Champions CONCACAF con Pachuca en 2017. Su primer título internacional en el banco.

La fuerza del destino

La entrenadora española Marta Tejedor relata sus experiencias en Sudamérica con las selecciones de Chile y Perú, y destaca el gran momento que atraviesa el fútbol femenino español.      
Nuno Espirito Santo

Mi idea

El entrenador del Wolverhampton se ha asentado en la Premier League con una idea de juego definida. Un concepto que empezó a tomar forma en sus últimos años como portero y ha ido evolucionando en su carrera en los banquillos.