Getty Images

Paul Pogba

Manchester United, 2016-Presente

El perfil:

Paul Pogba entró en la temporada de la Premier League 2018/19 después de un verano extremadamente exitoso durante el cual desarrolló un papel clave con Francia para ganar el Mundial 2018. En un medio del campo junto con N’Golo Kante y Blaise Matuidi o Corentin Tolisso, demostró su calidad con varias actuaciones dominantes que demostraron por qué el Manchester United y José Mourinho lo convirtieron en 2016 en la contratación más cara del mercado con 105 millones de euros.

Sus actuaciones en el Mundial de Rusia aumentaron las expectativas sobre su posible desarrollo en el United, pero nuevamente demostró ser un jugador inconsistente, unido a la incapacidad del United para luchar por el título de la Premier League, situación que llevó a la salida de Mourinho a mitad de temporada y la llegada de Ole Gunnar Solskjaer.

En sus primeras 20 apariciones de la temporada, Pogba anotó cinco goles, incluyendo tres desde el punto de penalti; en los siguientes 20, ya bajo las órdenes Solskjaer, anotó nueve goles, incluyendo tres de penalti, y se convirtió en un  jugador mucho más creativo. A medida que las actuaciones de United volvieron a decaer hacia el final de la campaña, Pogba contribuyó solo con dos goles más de penalti, lo que le trajo nuevas críticas.

Ese total de 16 goles en todas las competiciones a lo largo de la temporada 2018/2019 representa su cifra goleadora más alta hasta la fecha (su mejor registro fueron 10 goles con la Juventus en la 2015/16). También sumó nueve asistencias, una menos que durante la campaña anterior.

Getty

Papel en la 2018/19

Al comienzo de la temporada, con Mourinho en el banquillo, Pogba jugó en un mediocampo de tres unidades junto a dos jugadores más, intercambiándose titularidades Nemanja Matic, Ander Herrera, Marouane Fellaini y Fred. Su papel era apoyar en la posesión durante las fases de construcción de juego o participar en la oposición al rival en el medio del campo. Cuando recibió la posesión, a menudo buscaba cambiar la orientación del juego con balones diagonales largos o desplazamientos hacia banda o atrás cuando el United intentaba avanzar.

La naturaleza defensiva del medio del campo de tres unidades (regularmente posicionado de frente al rival) también le dificultó su capacidad de penetración y limitó su influencia en último tercio de campo. Fue cuando pudo jugar más hacia adelante cuando proporcionó una amenaza de ataque más real, ya que al moverse más allá del mediocampo podía recibir la posesión entre líneas, girar y avanzar (abajo). Sin embargo, fue solo después de la llegada de Solskjaer cuando esto sucedió con regularidad.

Posteriormente, se alentó a Pogba a jugar más adelante durante las fases de construcción, operando más allá del mediocampo y hacer carreras para llegar hasta el último tercio de campo (como se puede ver en la imagen de abajo). Esto incrementó tanto la cantidad de oportunidades de gol como su contribución en los goles del United. Sirva de ejemplo las victorias contra Bournemouth, Chelsea y Fulham.

De este modo, su papel había evolucionado. Con Mourinho tenía presencia en un triángulo relativamente rígido en el medio del campo con un solo pivote y tenía que compartir las responsabilidades defensivas. En cambio, con Solskjaer, pasó a jugar como punta del triángulo en el centro del campo, por delante de dos centrocampistas más retrasados, y desde donde podía jugar con mayor libertad. No solo en profundidad, sino también en amplitud.

Esos cambios en sus responsabilidades contribuyeron a un aumento en la productividad de Pogba y un cambio significativo en su ritmo de juego. Si un compañero de equipo como Juan Mata era utilizado como un mediocampista ofensivo, el francés adoptaba una posición más retrasada y contribuía a la construcción de juego en primera fase, al tiempo que conservaba la libertad de romper líneas con sus movimientos cuando la oportunidad lo permitiera.

Bajo Mourinho, el United jugó con un 4-1-4-1 en bloque medio sin posesión (arriba). En este sistema, Pogba intentó aplicar una presión leve y se concentró en evitar que el rival conectara sus pases en el medio del campo.

Cuando Solskjaer fue designado para suceder a Mourinho en diciembre, el United se volvió más proactivo sin balón. Luego se alentó a Pogba a avanzar y apoyar una presión más alta por detrás de los delanteros (abajo), asegurando así que ya estuviera en una posición avanzada para ser una mayor amenaza en caso de recuperación.

Rol en la 2019/20:

La expectativa es que a Pogba se le otorgará nuevamente un rol ofensivo en el medio del campo del United, que parte con el objetivo de llegar a los puestos de Champions League. Si las estadísticas sugieren que fue mejor a lo largo de 2018/19 de lo que se percibió sobre el campo, también revelan un inicio de temporada inconsistente y una disminución de sus actuaciones en los últimos 10 partidos de liga.

El debate también se centrará en su trabajo sin balón y en la fase de recuperación. En su mejor versión, no hay duda de que Pogba es uno de los centrocampistas más talentosos del mundo. La pregunta, tanto si permanece en Old Trafford como si no, es si podrá alcanzar la regularidad en su rendimiento.

Paul Pogba

Chrisitian Pulisic

El factor desestabilizador

Christian Pulisic, una de las grandes estrellas del fútbol norteamericano, aterrizará el próximo verano en el Chelsea. Antes quiere llegar muy lejos con el Borussia Dortmund.
Everton Sousa

Everton Sousa: Mucho más que un extremo

Nuestros expertos analizan a uno de los jugadores más destacados de Brasil en su triunfo en la Copa América 2019. Everton, jugador de Gremio, reúne multiples cualidades para brillar en ataque con diferentes roles.
EDER MILITAO

Juventud y versatilidad defensiva para el proyecto “Zidane 2.0”

El Real Madrid ha comenzado ya su reconstrucción. Y lo hace con el fichaje de Eder Militao, central brasileño del Porto que también puede actuar como lateral derecho.