Getty Images

Luis Muriel

Atalanta, 2019-Presente

El Perfil:

Nacido en Santo Tomás (Atlántico, Colombia) el 16 de abril del 1991, en sus inicios era conocido como el “Valencianito” por su parecido en su estilo de juego con el jugador Iván René Valenciano. A pesar de su pequeña estatura por entonces, ya llamaba la atención por sus cualidades con el balón.

Sus primeros pasos los dio en el Atlético Junior, donde no contó con mucha fortuna. Tuvo su primera lesión y después de eso ya no fue tomado en cuenta.

Las cosas cambiaron cuando Álvaro Núñez, entrenador de la Escuela Barranquillera, lo convenció para regresar a las canchas y después lograr que se adaptara al equipo a un gran nivel. Muriel quedó como segundo goleador en el Torneo Asefal -una de las competencias más importantes en Colombia del fútbol base-, lo cual lo puso en la mira de las divisiones inferiores del Deportivo Cali.

En 2009, con 17 años, tuvo su debut con el primer equipo, pero su salto al estrellato en el fútbol colombiano llegaría un año después anotando un hat-trick con el Once Caldas. Su rendimiento en la competencia doméstica siguió progresando, llamando también la atención de varios clubes europeos.

Con 19 años lo firmó el club italiano Udinese Calcio, que luego tomó la decisión de cederlo a préstamo al Granada -por entonces en la Segunda División española -donde tuvo un corto paso para tener otra cesión en el Lecce. De vuelta en Italia empezó a destacar por su instinto goleador -7 tantos en 29 partidos- y por su habilidad en el regate.

Ya con mayor experiencia en la liga italiana, regresó a las filas del Udinese en el verano de 2012. Allí empezó a destacarse y marcar goles importantes para su club, como un doblete frente a la Roma. Su gran rendimiento se vio frenado un tiempo por una luxación en la zona derecha de su cadera, pero rápidamente volvió al terreno de juego.

En enero de 2013 recibió el premio como jugador revelación de la Serie A junto a Stephan El Shaarawy (Roma), cerrando una gran temporada con 11 goles en 22 partidos.

Getty Images

La carrera de Muriel se empezó a consolidar cada vez más con el Udinese, utilizando desde entonces el dorsal número 9 en honor a su ídolo Ronaldo Nazário.

En el 2015 llegaría un nuevo equipo en Italia, la Sampdoria, destacando cada vez más por su olfato para marcar goles. El 26 de abril de ese mismo año pasó a la historia del fútbol “cafetero” marcando su gol número 26 en la Serie A, en la derrota 4-2 de su equipo frente al Napoli. Cifra con la que alcanzaba a Faustino Asprilla como el colombiano con más goles en Italia.

En una carrera de constantes movimientos, el Sevilla lo reclutó en 2017 por cinco temporadas, pagando 20 millones de euros. El fichaje más caro hasta ese momento en la historia del club español. Otro paso muy importante en su carrera llegó el 13 de septiembre, con su primer partido de Champions League frente al Liverpool (arriba).

A pesar de dejar una buena impresión en su paso por el Sevilla -13 goles y 8 asistencias en 65 partidos-, el club español le buscó una nueva cesión en Italia. Esta vez su destino fue la Fiorentina hasta final de temporada, donde en su debut en la liga marco un doblete.

Y de ahí al Atalanta este pasado verano, donde poco a poco ha ido ganando protagonismo en el equipo -suma hasta la fecha 13 goles en 25 partidos-. Su entrenador Gian Piero Gasperini le ha dado mucha confianza para tener protagonismo en el equipo. “Es un jugador que tiene características extraordinarias”, dice.

Análisis táctico:

Luis Muriel (1,85 m) ocupa principalmente la posición de delantero centro, pero también se maneja bien de extremo y media punta. Su habilidad principal es el regate, al que lo acompaña la velocidad de resolución en espacios cortos o con una marca muy cercana. Un jugador potente físicamente, es veloz para explotar las situaciones de contragolpe.

Su ubicación y orientación corporal le permiten siempre estar un paso adelante del movimiento y la marca de sus rivales, tomando ventaja con un gran control orientado que le permite ganar espacios con un solo movimiento.

Un aspecto fundamental en Muriel es su juego sin balón, ya que sus movimientos ayudan mucho a sus compañeros a saber identificar los espacios favorables para el ataque (arriba). Asimismo, en las situaciones de 2 contra 1 casi siempre sale victorioso ya sea por velocidad o por su afinado regate.

Sobresaliente en las situaciones de contragolpe, en los ataque organizados Muriel es muy hábil para estar fuera de la marca de la línea de fondo rival, generando muy buenos desmarques lo que facilita la continuidad del juego en ataque.

Asimismo, garantiza siempre la profundidad, lo que le permite estar siempre en una buena ubicación en zona de finalización. Sabe coordinar los desmarques con sus compañeros, ubicándose siempre entre líneas (abajo), atacando siempre al espacio vacío, a su rival o jugando en pared.

Los sistemas en los que mejor encaja Muriel son el 4-4-2, el 3-4-3 (muy utilizado por Gasperini en Atalanta), el 4-3-3 y 4-2-3-1 donde siempre sabe aprovechar el juego vertical, genera apoyos a sus compañeros en desmarque y busca las diagonales.

En equipos como el Udinese o el Sevilla, su rol se veía muy enfocado a tener una alta participación en el juego en ataque partiendo desde zona de construcción, dando lugar a transiciones muy rápidas a través de cambios de ritmo y buscando los carriles laterales.

Una vez en zona de finalización, Muriel tenía muy claro si debía conducir, pasar o definir. No tenía ninguna dificultad en recibir de espaldas al arco con una marca rival cercana (abajo). Con un excelente control y remate de media distancia lograba resolver las opciones de gol. Los tiros libres y el cobro de penaltis también forman parte de sus cualidades técnicas en el terreno de juego.

Muriel es un jugador que se encarga de fijar a sus rivales, para desgastarlos con sus movimientos con y sin balón. Ejercer la presión sobre el rival es una materia que tiene muy bien definida: sabe cuándo llegar y casi siempre en acoso intensivo. Participa siempre en coordinación con su línea de delanteros o línea de medios. Su visión de juego esta siempre enfocada en la anticipación, en la lectura del rival y dónde posicionarse para obtener una ventaja.

Rol en el Atalanta:

Aunque no ha logrado establecerse todavía en el once titular del Atalanta de manera definitiva, cada vez que ingresa al terreno de juego logra crear muchas situaciones de gol o marcar.

Acostumbrado a jugar en un 3-4-3 o 3-4-1-2 en fase ofensiva, cumple más la función de segundo delantero o más abierto a las bandas. En asociación con Alejandro Darío Gómez y Josip Ilicic logran generar un ataque muy contundente siempre en amplitud y profundidad. Muy rara vez hace dupla con su compatriota Duván Zapata, ya que son jugadores que cumplen roles similares en el equipo.

El juego aéreo no es principalmente una de sus virtudes en ataque, pero en defensa sí ha tenido un poco más de protagonismo. Su control y juego de primera hace que siempre sus compañeros confíen en su juego y habilidad para desmarcarse.

Saber perfilarse (abajo), estar en la posición adecuada para recoger información y salir airoso en casi todos sus duelos hacen de Muriel un jugador rápido, fuerte e inteligente.

 

Rol en la selección de Colombia:

Muriel debutó en la categoría Sub-20, en la que fue tomado en cuenta para la Copa Mundial de Fútbol Sub-20 de 2011 realizada en Colombia, de los cuales disputó 5 partidos y marcó 4 goles.

Su primer partido con la selección absoluta fue frente a Ecuador en la derrota 1-0 en Quito el 10 de junio de 2012. El 14 de mayo de 2018 fue tomado en cuenta por José Néstor Pekerman en la lista preliminar de 35 jugadores para disputar la Copa Mundial de Fútbol de 2018, haciendo su debut mundialista el 28 de junio ingresando en el primer tiempo por James Rodríguez.

En la Copa América de Brasil 2019, sin embargo, no tuvo tanta suerte ya que salió lesionado en el primer encuentro quedando fuera por dos meses hasta completar su recuperación.

Para el  actual seleccionador de Colombia, Carlos Queiroz, la función de Muriel es más abierta hacia el carril lateral (abajo) en un 4-3-3 donde busca llegar con superioridad numérica con Alfredo Morelos y Juan Guillermo Cuadrado. Queiroz también intenta explotar su velocidad y potencia, ya sea en un ataque organizado o en una transición.

Luis Muriel

Matthijs de Ligt

Matthijs de Ligt: Apuesta a largo plazo de la Juve

Manchester United, PSG, Barcelona... Finalmente, la Juventus ganó la batalla por hacerse con el joven holandés, quien destacó con el Ajax en la pasada edición de la Champions League. Nuestros expertos analizan sus virtudes y su posible rol en Italia.

Serie A: El informe de Lautaro Martínez

El ariete argentino está realizando un gran papel con el Inter de Milán. Actuaciones que le han asentando de manera definitiva en la selección argentina. Su juego reúne velocidad, gran visión de juego, regate y acierto en la portería.
Everton Sousa

Everton Sousa: Mucho más que un extremo

Nuestros expertos analizan a uno de los jugadores más destacados de Brasil en su triunfo en la Copa América 2019. Everton, jugador de Gremio, reúne multiples cualidades para brillar en ataque con diferentes roles.