Getty Images

Partido de vuelta octavos de final de la Liga de Campeones de la UEFA, 16 de marzo 2021

Real Madrid 3
  • Benzema (34)
  • Sergio Ramos (60, pen)
  • Asensio (84)
Atalanta 1
  • Muriel (83)

El Real Madrid, después de dos años consecutivos cayendo en la ronda de octavos, se clasificó para los cuartos de final de la Champions League. Lo hizo después de volver a ganar al Atalanta, esta vez con más distancia en el marcador que en el partido de ida (0-1). Zinedine Zidane y Gian Piero Gasperini calcaron los dibujos, proponiendo una igualada batalla táctica que fue desnivelada a la media hora de partido por Karim Benzema. Una acción donde Luka Modric tuvo un papel activo, interceptando primero el balón en un error del portero visitante para, posteriormente, asistir al francés.

Precisamente apoyado en Modric, y también con el protagonismo de Toni Kroos, el equipo local dominó el segundo tiempo, donde aprovechó los espacios que dejaba atrás el conjunto italiano en su busca de remontar la eliminatoria. Eso llevó a un intercambio de goles, en el que el Real Madrid salió también ganador para cerrar el partido con un 3-1 y un global de 4-1 en la eliminatoria.

Onces iniciales y formaciones

Disparos / A Puerta

Real Madrid12 / 6
Atalanta13 / 5

Posesión

Real Madrid54%
Atalanta46%

Pases / Completados

Real Madrid584 / 521
Atalanta522 / 436

Faltas / Amarilla / Roja

Real Madrid15 / 3 / 0
Atalanta13 / 1 / 0

 

El Real Madrid, ante la baja de Casemiro por acumulación de tarjetas, varió su estructura habitual para formar con un 3-4-3 (abajo), probablemente con la intención de igualar en número a su rival en todas las líneas. Raphaël Varane, Sergio Ramos y Nacho fueron los centrales, con Lucas Vázquez y Ferland Mendy de carrileros. Por delante de ellos, Toni Kroos y Modric actuaron como únicos mediocentros, acompañados por Fede Valverde como extremo derecho y Vinícius en la izquierda. Karim Benzema, por su parte, jugó más centrado en la punta de ataque.

El mismo dibujo de 3-4-3  utilizó el Atalanta (abajo). Rafael Tolói, Cristian Romero y Berat Djimsiti en la línea de tres de atrás, con Joakim Maehle y Robin Gosens como carrileros. Matteo Pessina y Marten de Roon fueron los mediocentros, mientras Mario Pasalic y Ruslan Malinovskyi escoltaron a Luis Muriel.

Superioridad en mediocampo:

El partido prometía ser interesante en el plano táctico desde el inicio, y el primer movimiento clave fue ejecutado por Valverde, quien, si bien defensivamente claramente ocupaba la banda derecha, en fase ofensiva se incorporaba al centro del campo para generar superioridad por dentro junto a Kroos y Modric (abajo). Un movimiento que dejaba el carril derecho completamente para Lucas Vázquez, de perfil más ofensivo que Mendy en el lateral izquierdo. Justo en la izquierda, Vinícius sí fue fiel al papel que tenía que interpretar como extremo, manteniéndose casi siempre pegado a banda para hacer daño a su defensor en situaciones de uno contra uno.

El Real Madrid trató de iniciar con juego combinativo, pero la presión del Atalanta hombre a hombre (abajo) obligaba en muchas ocasiones al golpeo largo sobre el delantero centro, Benzema. Un jugador que, sin embargo, no tiene las características ideales para ganar los duelos y las segundas jugadas a los tres centrales italianos, por lo que la Atalanta ganaba dichas disputas apropiándose del balón con disposición de comenzar el ataque hacia la portería local.

Nacho y variación en fase defensiva:

Ante una presión con marcaje individual al hombre de campo, una de las posibles soluciones para superar líneas de presión son las conducciones con cambios de ritmo. Y el jugador que encontró los espacios para intentar ofrecer esas soluciones fue Nacho, quien se aventuró con internadas hasta campo rival, consiguiendo en ocasiones superioridades que permitieron jugar ya en campo contrario.

La efectiva presión del equipo italiano se organizó mediante un gran esfuerzo de todos sus jugadores, que persiguieron a su par allá donde fuesen, abandonando su zona habitual si era necesario. Las pocas veces que la primera línea de presión no funcionaba y el Real Madrid conseguía situarse en fase de creación, el Atalanta se estructuraba en repliegue con un marcado 5-4-1 acumulando gran densidad defensiva en la zona del balón.

Desarrollo del Atalanta:

En fase ofensiva, el equipo de Gasperini no dudaba en iniciar combinando. Como es habitual en su desarrollo, lo hacía asumiendo riesgos, y, en caso de robo local, activaba una presión tras pérdida que parecía entrar en el plan del técnico italiano, ya que la recuperación le daba la opción de progresar más fácilmente tras haber desordenado al equipo rival.

Ya en zonas más avanzadas, el equipo italiano conseguía filtrar balones de fuera a dentro que encontraban los pasillos centrales de su rival, contactando tanto con Muriel como con Pasalic y Malinovskyi (abajo), quienes recibían perfilados escondiendo el balón de su marca y ponían en una situación complicada a la defensa del Real Madrid. Por ese tipo de situaciones pasaban muchas de las opciones del equipo visitante, que, sin embargo, se difuminaban en los últimos metros, sin llegar a percutir la portería de Courtois.

Activar a Vinícius y el 1-0:

Tampoco tuvo mucha presencia ofensiva el Real Madrid en el primer tercio del partido. Los de Zidane se aferraron a las pocas ocasiones en que conseguía hacerle llegar el balón a sus hombres con más calidad en el uno contra uno, Vinícius y Lucas Vázquez, con espacios para poder encarar y empezar a generar superioridades mediante el regate. Vinícius empezó a aparecer bastante más en este tipo de situaciones según fue bajando la intensidad de la presión italiana, situación que le permitió llegar hasta el área rival.

Precisamente esta bajada de intensidad llevó, alrededor de la primera media hora, a provocar un error en la salida de balón del Atalanta con Modric interceptando el pase del portero italiano, Marco Sportiello, para asistir después a Benzema. La presión del Real Madrid fue mucho menos intensa que la de su rival, y más posicional, pero sostenida en el tiempo, y dio sus frutos en la primera ocasión de gol ante el portero italiano.

A partir de ese tanto, el equipo local empezó a encontrar los espacios en salida de balón, y sus jugadores se descolgaban desde las bandas -Vázquez, Mendy o Valverde- para caer al centro ya sin marca, pudiendo recibir con espacios para comenzar a asediar el área rival (abajo).

Mayor presencia de Kroos y Modric:

La cuota de posesión del Real Madrid creció en esta fase de partido, lo que obligó al Atalanta a replegar con mayor asiduidad e ir saltando a la presión de la marca desde la estática posición de repliegue, simplemente para incomodar al poseedor del balón. Con la mencionada bajada de intensidad de la Atalanta también aumentaron sus distancias entre líneas en fase ofensiva, lo que permitió a Kroos y Modric multiplicar sus robos de balón en la medular, otorgándole mayor tranquilidad al equipo blanco.

Gasperini decidió variar la actitud ofensiva de su equipo, y para eso dio entrada tras el descanso a Duván Zapata en sustitución de Pasalic, situándose el delantero colombiano cerca de su compatriota, Muriel. También se evidenció un cambio de enfoque de los jugadores del Real Madrid ante la presión italiana, y es que los de Zidane no pretendían recibir el balón al pie, sino que crecieron los desmarques de apoyo para recibir en carrera y jugar de cara para encontrar jugadores liberados (abajo). Un desarrollo que permitió al Real Madrid tanto superar la presión de su rival como imprimir mayor velocidad en el juego en los primeros metros.

De esa forma consiguió el Real Madrid encontrar también las espaldas de la defensa italiana, donde Vinícius (abajo) fue el principal activo, generando primero una clara ocasión de gol y minutos después la acción del penalti tras robar en el centro del campo y llegar hasta el área rival. Una pena máxima transformada con acierto por Sergio Ramos.

Intercambio de golpes:

A pesar de la distancia en el partido y en el global de la eliminatoria, el Atalanta no le perdió la cara al choque. Tuvo la oportunidad Zapata de reducir distancias con otro pase interior filtrado que sorprendió a la defensa local, pero no pudo batir a Courtois. Una jugada que dio paso a la réplica del Real Madrid, donde Benzema en el área tuvo una doble ocasión de cabeza, la segunda estrellándose en el travesaño.

Sí acertó Muriel con un brillante tiro libre ante el que nada pudo hacer Courtois, recortando la distancia, pero las tibias esperanzas del conjunto visitante se  desvanecieron definitivamente poco después con el gol de Marco Asensio. Una acción donde el extremo del Real Madrid solo tuvo que desmarcarse alejándose de su rival para ganar el espacio, finalizando después con acierto la asistencia de Vázquez, en una más de las innumerables progresiones del lateral local por banda derecha.

“Hemos jugado contra un equipo que te exige mucho físicamente. Había que defender bien, y luego con el balón podemos decir que ha sido un partido completo para nosotros”, analizó Zidane. El entrenador del Real Madrid destacó la pareja que formaron Modric y Kroos en mediocampo ante la baja de Casemiro: “Son fenomenales en el doble pivote. Modric tiene 35 años, pero en el campo no se ven”

“Cuando digo que no hicimos el partido que esperábamos es en este sentido, jugamos mal a nivel técnico, es lo que más me da pena”, señaló Gasperini. A pesar de la eliminación, el entrenador de la Atalanta destacó el trabajo de sus jugadores en la Champions League. “Fue una experiencia fantástica para todo el club. Debemos sentirnos satisfechos, eliminamos al Ajax, jugando en un grupo difícil con el Liverpool y esta eliminación deja un sabor amargo porque sentimos que podíamos hacerlo mejor”.

Análisis: El Atalanta de Gian Piero Gasperini

Nuestros entrenadores profesionales analizan el proyecto que Gian Piero Gasperini ha construido en el Atalanta. Un equipo de marcado carácter ofensivo, capaz de competir de tú a tú contra los mejores equipos de Europa.

Análisis: Las variables tácticas de Zidane en el Real Madrid

Tres títulos de Champions League de manera consecutiva se destacan en el trabajo de Zinedine Zidane como entrenador del Real Madrid. En esta segunda etapa, el técnico francés busca la reconstrucción y evolución en el juego del equipo.

La Liga: El informe de Fede Valverde

Fede Valverde se ha convertido en pieza fundamental para Zinedine Zidane en el Real Madrid. El jugador uruguayo destaca por su polivalencia para desarrollar diferentes funciones en mediocampo.