Getty Images

Partido de Ida semifinales de Copa del Rey, 10 de febrero 2021

Sevilla 2
  • Koundé (25)
  • Rakitic (85)
Barcelona 0

La Copa del Rey volvía a su formato más tradicional en las semifinales con eliminatoria a dos partidos. El Sevilla, de local en el Sánchez Pizjuán, salió vencedor del primer envite ante el Barcelona, consiguiendo una ventaja de dos goles de cara al partido de vuelta. El central Jules Koundé abrió el marcador mediada la primera mitad interpretando de manera brillante el papel de delantero. Desbordó primero a Samuel Umtiti para finalizar después con acierto ante Marc-André Ter Stegen.

El segundo tanto del Sevilla llegaría en los últimos minutos. Los de Julen Lopetegui, con ventaja en el marcador, esperaron atrás a su rival en el segundo tiempo para lanzar peligrosos contragolpes. En uno de ellos, Ivan Rakitic, ex del Barcelona, llevó el balón a un ángulo imposible ante la salida de Ter Stegen. Tuvo el equipo azulgrana después la opción de recortar distancias con una falta de Messi, donde Bono reaccionó con acierto para evitar el gol.

Onces iniciales y formaciones

Disparos / A Puerta

Sevilla 9 / 3
Barcelona15 / 3

Posesión

Sevilla 47%
Barcelona53%

Pases / Completados

Sevilla 549 / 487
Barcelona635 / 565

Faltas / Amarilla / Roja

Sevilla 17 / 3 / 0
Barcelona5 / 1 / 0

 

El Sevilla llegaba al partido con la baja de Lucas Ocampos, sustituido por el más reciente fichaje del equipo, “Papu” Gómez. Un cambio de jugadores que no modificó el habitual 4-3-3 (abajo) de Lopetegui, con Fernando por delante de la defensa acompañado en el medio por los interiores Joan Jordán e Ivan Rakitic. Fue Gómez quien se situó en la banda izquierda ocupada antes por Ocampos, manteniendo a Suso en banda derecha y Youssef En Nesyri en punta.

El Barcelona, por su parte, utilizó un 4-2-3-1 (abajo) en fase ofensiva, formando Frenkie De Jong y Sergio Busquets en el doble pivote, con Ousmane Dembélé en amplitud en banda derecha y con Messi, Antoine Griezmann y Pedri rotando por las otras tres posiciones de ataque con mucha movilidad.

Movilidad de Rakitic:

Lo primero que se pudo ver en el Sevilla en la construcción de sus ataques fue que Gómez venía a recibir a posiciones interiores, abandonando la banda. Un movimiento que obligaba a Junior Firpo a decidir si dejarle solo para recibir sin presión, y ofrecer una opción de salida a su equipo, o seguirle y desproteger la zona.

Dentro de su dinámica ofensiva, el Sevilla buscó llevar la iniciativa del partido optando por posesiones largas, donde Rakitic se incrustaba a la izquierda de los centrales (abajo) para liderar la fase de inicio. Desde ahí, el equipo local movía el balón de lado a lado para encontrar el espacio en la defensa blaugrana, buscando la profundidad de Suso y En Nesyri en el último pase.

Salida de balón:

El equipo de Ronald Koeman, ante la ausencia de sus centrales más habituales, cedió la responsabilidad de la salida de balón a Ter Stegen, Busquets y De Jong, encargados estos dos últimos de encontrar el intervalo defensivo del Sevilla para superar la primera línea de presión. Una vez que conseguían contactar con los hombres de arriba, intentaban penetrar por el centro.

Fruto de este desarrollo apareció la primera ocasión del partido a los diez minutos, con un pase picado de Griezmann (abajo) hacia Messi que se quedó solo ante Bono, quien protagonizó una gran parada estirando el pie y achicando el espacio.

El Sevilla mantuvo el guión de girar el juego de lado a lado, abusando en algunos momentos de los cambios de orientación para castigar el lado débil de su rival. Los laterales aparecían desde atrás, y fue así como consiguió la réplica a la ocasión blaugrana, con una jugada que comenzó en el lado izquierdo y acabó con un pase atrás para Koundé desde el lado derecho. Fue el mismo Koundé minutos después quien se incorporó de nuevo al ataque y consiguió romper la línea defensiva para hacer el primer gol. No sería la última vez que el central francés progresó en ataque por el carril derecho, gracias a la labor de Fernando y Rakitic (abajo), quienes cubrían su posición en sus avances.

El rol de Fernando:

Asimismo, la profundidad de los laterales fue una constante en el Sevilla, y quedó demostrado en la última jugada de la primera parte, en la que Aleix Vidal recibió un pase profundo a su desmarque de ruptura por banda. Desde la derecha penetró en profundidad para cruzar un centro al área donde apareció el lateral izquierdo, Sergio Escudero, quien libre de marca realizó un disparo al que Ter Stegen respondió con una gran parada a mano cambiada.

En fase defensiva, el Sevilla se protegió con las líneas muy juntas, arriesgando la espalda y en ocasiones muy lejos de la portería de Bono, pero también con gran densidad defensiva formando un 4-1-4-1 (abajo). Fernando se desarrolló entre las dos líneas de cuatro, siendo el jugador sobre el que giraba todo el equilibrio defensivo, también incorporándose entre centrales si era necesario.

En la salida de balón del Barcelona, los de Lopetegui presionaban alto buscando un error que les permitiera finalizar la jugada de una manera rápida. Por otro lado, ante la salida en conducción de los centrales blaugranas, era uno de los interiores sevillistas el que retrasaba la posición para evitar que Messi recibiera entre líneas, espacio donde el argentino se muestra más amenazante.

Por su parte, en fase defensiva el Barcelona, dispuesto sobre un 4-4-2, permitía más el juego por dentro a su rival, dejando a su equipo con mayor distancia, y por lo tanto con mayor presencia ofensiva en caso de robo. Dembélé redobló esfuerzos para ayudar a Junior Firpo en la defensa del dos contra uno ante Gómez y Escudero (abajo).

Mientras, De Jong fue el encargado de tratar de evitar que Rakitic recibiera fácil en fase de creación, saltando a su presión constantemente, aunque tuviera que alejarse mucho de su propia área (abajo). En transición defensiva, el Sevilla realizó una agresiva presión tras pérdida, tratando de adelantar unos metros para encimar a cada jugador del Barcelona y conseguir robar en ese primer impulso.

Si eso no resultaba efectivo, entonces replegaban y se juntaban para dificultar el avance blaugrana por zona central. También optó el Barcelona por la presión tras pérdida, aunque algo menos agresiva y más conservadora, y solamente en ciertas zonas del campo, donde podría tener ventaja para robar.

Se decide al contragolpe:

En el segundo tiempo, el Barcelona decidió presionar más arriba, un cambió que obligó al Sevilla a mover el balón con mucha velocidad en fase de inicio. También consiguió el equipo de Koeman encerrar a su rival en su campo y acumular posesión e internadas al área, generando sensación de peligro con balones profundos y precisos para Griezmann en muy poco espacio, lo que forzaba a la defensa sevillista a jugar al límite dentro de su propio área.

Con ventaja en el marcador para el Sevilla, el partido comenzó a romperse con el paso de los minutos, premiando los espacios para correr. Una situación donde jugadores de ambos equipos se sienten muy cómodos. Griezmann, Messi y Dembélé en el Barcelona; En-Nesyri, Suso y “Papu” en el Sevilla. Eso llevó a la aparición de contragolpes y, por consiguiente, más ocasiones de gol.

El Barcelona también cargó el área pequeña en jugadas a balón parado donde Bono se erigió como el líder de su espacio aéreo, desbaratando todos los centros e intentos de saques de esquina. Sin olvidar el papel de Pedri y Messi en zonas interiores para conseguir esa velocidad dentro del bloque defensivo del Sevilla para poder hacer gol, aunque tenían que venir a recibir muy atrás, perdiendo efectividad.

De los cambios del Sevilla en el segundo tiempo destacó la inclusión de Luuk De Jong por En-Nesyri, optando en esos minutos Lopetegui por un delantero con más soluciones defensivas por su juego aéreo y que permitiera sacar el balón de área propia cuando el equipo rival apretaba, para buscar después sus desmarques de apoyo y proteger el balón de cara.

También dio entrada Lopetegui a Nemanja Gudelj por Jordán para colocar un doble pivote en mediocampo junto a Fernando. Con el Barcelona volcado en campo rival, el Sevilla hizo el segundo tanto en acción de contragolpe, finalizada por Rakitic después de recibir un pase de ruptura desde la defensa.

“El equipo ha hecho un muy buen partido ante un grandísimo equipo que llegaba en muy buen momento. Los chicos han estado a gran nivel, jugando y defendiendo bien”, señaló Lopetegui. El entrenador del Sevilla también destacó la actuación de su portero, Bono: “Ha hecho dos buenas paradas, una con 0-0 y otra al final una falta que bota Messi. Ha estado en la línea del equipo, a un nivel muy alto, pero es que es la única manera de competir con el Barcelona”.

“Es un duro castigo. Pudimos tener un mejor resultado, tuvimos oportunidades, jugamos bien, luchamos y el resultado que obtuvimos fue muy malo. No reflejó lo que se vio en el césped”, analizó Koeman. “Jugamos bien contra un equipo muy físico y hubo un penalti a nuestro favor que no nos han pitado. Si está el VAR hay que pitar penalti”, añadió el entrenador azulgrana, quien a pesar del 2-0 no da por pérdida la eliminatoria. “El Barça en casa es capaz de cualquier cosa”.

Análisis táctico: Barcelona 1 Sevilla 1

Dos equipos en dinámicas positivas en este comienzo de temporada, Barcelona y Sevilla, firmaron tablas en el Camp Nou. Coutinho neutralizó el gol de Luuk de Jong anotado por los visitantes.

Análisis táctico: Sevilla 2 Barcelona 0

El Sevilla de Pablo Machín se impone al Barcelona en el partido de ida de cuartos de final de la Copa del Rey, poniendo en peligro el dominio del conjunto azulgrana en la competencia.  

Análisis táctico: Sevilla 2 Barcelona 4

Lionel Messi alcanzó otro hito en su carrera al marcar su "hat-trick" número 50, impulsando la remontada del Barcelona para batir al Sevilla y mantener una ventaja de 7 puntos en la cima de La Liga.