Getty Images

Joshua Kimmich

Bayern Múnichm 2015-Presente

El Perfil:

Tal vez sea la presencia de Joshua Kimmich, más que cualquier otro jugador, lo que ha hecho que la partida hacia el Liverpool de un mediocampista central del calibre de Thiago Alcántara, no  haya afectado tanto el dominio a largo plazo del Bayern Múnich en la Bundesliga y sus esperanzas de conservar su reinado en la Champions League. Reinventado como lateral, Kimmich regresó desde la temporada pasada al puesto de mediocentro, con la misma versatilidad que se vio en su momento a Philipp Lahm, lateral reconvertido a centrocampista.

Fue con el RB Leipzig (de 2013 a 2015) donde Kimmich se estableció como un talento prometedor, para terminar de desarrollar en el Bayern una consistencia, compostura y mentalidad consecuentes con la línea de las aspiraciones del club alemán. “Joshua Kimmich es un profesional absoluto, un monstruo mentalmente”, dijo su entrenador Hansi Flick. “Siempre está en el juego; nunca se rinde. Es uno de los que siempre empuja, pero, por supuesto, tiene una enorme calidad con el balón”.

Análisis táctico:

El rango de pases de Kimmich, particularmente para aquellos jugadores que están en movimiento, es de la más alta calidad. Ya sea jugando pases largos en profundidad, cuando está bajo presión, superando líneas rivales o cambios de juego, su ejecución sobresale constantemente. Antes de jugar esos pases, también escanea y revisa todo lo que sucede a su alrededor para hacerse una imagen precisa de la acción de juego y asegurarse de tomar las decisiones correctas.

Si, en cambio, decide progresar en conducción individual -a menudo lo hace a través de espacios más grandes- sus hábitos son similares, en gran parte debido a su experiencia como lateral, posición desde donde se desplazaba a lo largo de la línea de banda y escaneaba qué dirección tomar para desprenderse del balón y generar una acción ofensiva, o incluso proporcionar una asistencia de gol. Su capacidad de centrar, si es desde banda, es otra de sus fortalezas debido también a su etapa como lateral. Es capaz de enviar balones desde posiciones más retrasadas y de desdoblarse para atacar la espalda de las defensas rivales, acciones ambas en las que necesita apenas unos toques. Si lo hace desde una posición central, en cambio disfruta de mayor tiempo y espacio, realizando más toques para generar el ángulo de pase que busca y variar el tipo de desplazamiento.

Demuestra esa misma inteligencia en fase defensiva, y más específicamente en las acciones directas ante a un oponente, identificando cuándo saltar a marcarlo y hacerlo retrasar o cuándo temporizar. Aunque no es un jugador de gran tamaño (1, 77 metros), se bate con agresividad en los duelos individuales, especialmente en el suelo, y es lo suficientemente tenaz como para que, si es superado, recuperar la posición que le permita volver a desafiar y evitar más avances. Su voluntad de generar acciones es particularmente valiosa en las transiciones; especialmente ante un bloque fijo, donde reconoce los momentos adecuados para actuar y presionar, atento a cualquier error del rival en el control del balón o posición corporal para reaccionar con la misma agresividad para interceptar la posesión o hacer una entrada.

La mayor fortaleza de Kimmich, no obstante, es el hecho de poder utilizar sus muchas cualidades en tantas diferentes posiciones del campo. Solo un jugador con sus cualidades técnicas e inteligencia podría ser capaz de realizar tantas tareas específicas de su posición con la calidad y eficiencia que muestra. Esa inteligencia contribuye a que adapte su juego al más alto nivel con tanta frecuencia, así como le asegura que pueda utilizar sus habilidades de pase y de superar líneas (abajo) desde banda como un lateral o como centrocampista central.

Rol en el Bayern Múnich

Kimmich se unió al Bayern en 2015 cuando contaba con 20 años y Pep Guardiola era aún el entrenador, siendo usado tanto como mediocampista defensivo como defensa central. Fue bajo la dirección de los sustitutos de Guardiola, primero Carlo Ancelotti y luego Jupp Heynckes, que constantemente apareció como lateral derecho. Desde entonces Niko Kovac y luego Flick han preferido utilizarlo de nuevo principalmente en el centro del mediocampo, como parte de sus habituales 4-2-3-1.

A partir de ese momento jugadores potentes como Leroy Sané, Kingsley Coman y Serge Gnabry se han beneficiado de su capacidad para jugar con el balón desde el doble pivote. Todos ellos se sienten cómodos lanzando ataques alrededor de los laterales rivales o dejándose caer por dentro y aprovechando momentos de transición, y los pases de Kimmich constantemente les llegan en una variedad de posiciones, tanto hacia la izquierda como a la derecha. Incluso cuando el Bayern mantiene un prolongado período de posesión y se encuentra con un bloque defensivo resistente, Kimmich es capaz de apuntar a sus carreras jugando por encima de ese bloque.

Ante la ausencia de Thiago, y muchas veces teniendo como socio en la base del mediocampo a Leon Goretzka, Kimmich se ha convertido en el pasador del balón más talentoso del equipo. El hecho de que Goretzka reciba frecuentemente instrucciones de ofrecer carreras hacia adelante para dar apoyo a Robert Lewandowski, única punta del Bayern, significa que Kimmich muchas veces figura como único pivote (arriba) en una posición más profunda, desde donde representa el vínculo central entre defensa y ataque. Las escapadas de Goretzka también le proporcionan un objetivo adicional o, en su lugar, liberan a un compañero de ataque. Los movimientos bien pulidos de Thomas Müller y Corentin Tolisso y las posiciones que ocupan, crean de la misma forma líneas de pase adicionales.

Al tener que adoptar esa posición más retrasada, la capacidad de Kimmich de acceder a los atacantes exteriores del Bayern puede quedar comprometida, así que su capacidad para, en su lugar, alimentar el avance de los laterales y sus desdoblamientos – especialmente en el caso de Alphonso Davies – se vuelve más influyente. Su posicionamiento también significa que intentará  enviar menos centros desde zonas amplias, a menos de que el Bayern disponga de una jugada a balón parado apropiada.

Sus contribuciones defensivas (arriba), especialmente después de que el Bayern ha perdido la posesión y él brinda protección en el momento de transición, han demostrado ser igualmente valiosas. Su posición significa que es capaz de cubrir los intentos de avanzar tanto de los atacantes exteriores del Bayern como de los laterales, y de contribuir si están defendiendo con un bloque compacto, ya sea a través de una presión alta o un bloque medio. Kimmich gana la posesión en el centro del campo tan frecuentemente como lo hace desde la derecha, y cuando lo hace por la derecha Benjamin Pavard recibe la invitación de atacar desde el lateral derecho, y Gnabry o Coman de dejarse caer por dentro para atacar cerca de Lewandowski, dándole a sus rotaciones un potencial más significativo.

Al poder dar cobertura tanto a los laterales como a los extremos, incluso si lo hace más a menudo hacia la derecha, Kimmich esencialmente personifica lo que se requiere para sobresalir en un doble pivote al más alto nivel, especialmente en un equipo que cuenta con un mediapunta. Su presencia es la principal razón por la cual los laterales del Bayern avanzan al mismo tiempo. Quizás no haya un jugador capaz de brindar tanta calidad en tantas zonas del campo.

Joshua Kimmich

Bundesliga: El informe de Marcus Thuram

Marcus Thuram, hijo del defensor de Francia, Lilian, es una de las grandes bazas en el desafío del Borussia Mönchengladbach de clasificarse para la Champions League. Evaluamos su ascenso.

Bundesliga: Serge Gnabry, presente y futuro para el Bayern

El internacional alemán continúa esta temporada su progresión en el Bayern de Múnich, club en pleno proceso de renovación donde está llamado a tener un papel muy importante.

Bundesliga: Jadon Sancho, velocidad y desborde

Nuestros expertos analizan a uno de los más talentosos futbolistas jóvenes de Inglaterra. Un jugador que decidió buscar su oportunidad en el Borussia de Dortmund, lejos de su hábitat natural.