Getty Images

Deyna Castellanos

Atlético de Madrid, 2020-Presente

El Perfil:

Deyna Castellanos empezó a brillar desde muy pronto, ingresando con 13 años en la academia de fútbol del ex internacional por Venezuela Juan Arango: “Fue impresionante ver a una niña de su edad jugar con tanta habilidad y potencia, pegarle a la pelota con ambas piernas y tener tanta explosión de velocidad. No hay muchos jugadores que puedan anotar los goles que ella hace, y estoy hablando tanto de hombres como de mujeres”, señaló Arango en una entrevista en fifa.com.

En 2016, su talento llamó la atención de la Universidad Estatal de Florida en Estados Unidos, centro que le otorgó una beca para jugar con su equipo femenino de fútbol, Florida State Seminoles en el campeonato de la NCAA. Se uniría más tarde a Santa Clarita Blue Heat para disputar la United Women’s Soccer (UWS), regresando después a Seminoles. Una vez terminados sus estudios universitarios, Castellanos, con solo 21 años, decidió iniciar su carrera en Europa, recalando en 2020 en el Atlético de Madrid con la firma de su primer contrato profesional. En poco tiempo, Castellanos ha logrado hacerse con un rol importante en el equipo, destacando sus participaciones en la Liga Iberdrola o la Champions League, donde hizo historia en su debut, ya que se convirtió en la primera jugadora nacida en Venezuela en anotar un gol en esta competencia (vídeo, abajo).

Su progresión ha sido igualmente espectacular en las diferentes categorías de la selección de Venezuela, donde ha logrado premios como la Bota de Oro en el Mundial FIFA Sub-17 (2014), un premio FIFA a la mejor jugadora Sub-15 (2015), una Bota de Bronce en el Mundial FIFA Sub-17 (2016) o el privilegio de haber sido finalista al premio FIFA The Best (2017) y al premio FIFA Puskas (2017).

Análisis táctico:

Castellanos (1,70 metros) juega como centrocampista y delantera, con fundamentos muy marcados en el desarrollo de ambos roles como son el dominio del balón y la capacidad para generarse los espacios para quedar libre de marca, desde donde facilita dar continuidad a la jugada o bien opta por la finalización.

En fase de posesión, su calidad técnica individual con ambas piernas le permite manejarse con gran efectividad en la combinación al primer toque con una compañera, como también resolver situaciones en poco espacio driblando a su oponente, ya sea en situaciones de uno contra uno o en triangulaciones. Posee una excelente recepción para después ejecutar un pase en corto o filtrar un pase hacia adelante en ventaja.

Parte de sus movimientos consisten en desmarcarse en diagonal buscando ganar la espalda de las centrales rivales (abajo). Deyna identifica también con claridad cuándo debe movilizar el ataque hasta conseguir un espacio que les permita progresar. Una vez que pasa el balón, busca rápidamente posicionarse para generar una nueva línea de pase.

Un aspecto fundamental en su juego sin balón son sus movimientos, ya sea arrastrando la marca del rival buscando fijarlas o para generar espacios con ventaja a favor, como también dando apoyos a primera y segunda línea que permitan ingresar a zona de finalización.

La potencia y velocidad son otros aspectos importantes de su juego, especialmente cuando actúa en último tercio de campo. Castellanos sabe ubicarse y permanecer en cobertura ofensiva, sin ninguna dificultad para recibir de espaldas al arco con una marca cercana. Después de proteger el balón con su cuerpo ante una rival, su excelente control tanto en balón a media altura y a ras de piso le permite ingresar a zona de finalización con un cambio de ritmo y dirección para buscar el disparo fuerte y potente sobre la portería rival.

Cuando desarrolla la posición de centrocampista en el sistema 4-1-4-1, dentro de sus funciones está garantizar el equilibrio de la línea de medios (abajo), lo que le permite anticiparse a sus adversarias, manejando muy bien su perfil y orientación corporal para ganar en estos duelos. Una acción que, una vez más, facilita la progresión de su equipo agregándole mayor agresividad a la posesión del juego.

Dentro de su visión de juego sabe identificar cuándo se encuentran en superioridad numérica, aprovechando situaciones en las que mediante la conducción individual logra generar transiciones defensa-ataque muy rápidas. Acciones que finaliza con un pase filtrado en profundidad a compañeras ubicadas en posiciones siempre con ventaja.

En fase defensiva, si es la jugadora más cercana a la poseedora del balón, sabe evitar los pases interiores orientando el juego a carriles laterales para provocar una recuperación más efectiva y no ser desbordada. Es una jugadora rápida reposicionándose en transiciones ataque-defensa, también con una buena lectura táctica que le permite saber cuándo saltar la línea para reducir espacios y frenar la opción de contragolpe del rival con una presión muy intensa haciendo uso de su fuerza y potencia (abajo). Siempre que recupera el balón, no duda en buscar el contragolpe lo más rápido posible, ya sea buscando ser más vertical o las diagonales a carriles laterales, lo que permite aprovechar el desequilibrio defensivo del rival. En un rol menos activo en fase defensiva sabe aplicar con acierto el concepto de la temporización para garantizar la reorganización defensiva de su equipo, principalmente de la línea de fondo.

Rol en la selección de Venezuela y Atlético de Madrid:

Castellanos desarrolla un importante papel en ataque en la selección de Venezuela por su gran capacidad a la hora de resolver situaciones en un corto espacio, causando desequilibrios en la defensa rival. Se asocia muy bien en los últimos metros con Ysaura Viso, lo que la habilita para aprovechar su velocidad y potencia, ya sea en un ataque organizado o en una transición.

En su rol como delantera en ataque posicional, Castellanos es muy hábil para posicionarse fuera de la marca de la línea de fondo rival, generando muy buenos desmarques tanto de apoyo como de ruptura. Su visión de juego está siempre enfocada en la anticipación sobre el rival, buscando recibir siempre con ventaja. Para eso sabe coordinar los desmarques con sus compañeras, ubicándose siempre entre líneas lo que le permite atacar el espacio, encarar o jugar en pared. En los últimos metros tiene muy claro si debe conducir, asociarse o definir.

Mientras, una de las mayores aportaciones de Castellanos en el Atlético son sus asistencias. Es una jugadora con una clara lectura del juego, identificando cuándo filtrar pases en profundidad, jugar en corto o moverse para generar una nueva línea de pase.

No tiene problemas en adaptarse a los sistemas 4-4-2 y 4-1-4-1, participando en la dupla de delanteras con Ludmila da Silva, con quien ha logrado compenetrase y asociarse bastante bien. También ha encontrado una buena asociación de juego con Amanda Sampedro y la colombiana Leicy Santos. Su control y juego al primer toque hace que siempre sus compañeras confíen en ella para asociarse, donde suma también su habilidad para desmarcarse. Poco a poco, y a pesar de su juventud, Castellanos se ha hecho con un hueco importante en el equipo, no solo por su calidad de juego, sino por su gran participación en el ataque y su capacidad de finalización.

Deyna Castellanos

Jennifer Hermoso

Jennifer Hermoso: Inteligencia táctica al servicio del gol

España completó su mejor actuación en un Mundial en Francia 2019, con Jennifer Hermoso entre las jugadoras más destacadas. La delantera española ha vuelto al Barcelona para aspirar a lo máximo esta temporada.

FA Women’s Super League: El Informe de Alex Morgan

Alex Morgan, gran estrella del fútbol femenino de Estados Unidos, afronta un nuevo reto en Europa con el Tottenham. Analizamos sus cualidades principales y su posible desarrollo en la competencia inglesa.

Algo más que un Récord Guinness

Vanessa Arauz dirigió a Ecuador en el Mundial femenino de Canada de 2015 con solo 26 años y 127 días, lo que constituyó un Récord Guinness tanto en hombres como mujeres. Una marca conquistada después de superar todos los obstáculos que enfrentó solo por el hecho de ser mujer.