Getty Images

Richarlison

Everton, 2018-Presente

El Perfil:

Más de 50 millones de euros pagó en julio de 2018 el Everton al Watford por el joven de 21 años Richarlison. Una cifra que  despertó algunas dudas en un club que por entonces atravesaba un momento complicado. Pero el internacional brasileño ha demostrado, desde el primer momento, ser un jugador de confianza en Merseyside, cumpliendo con su indudable potencial. Fue Marco Silva –ex entrenador del Everton- quien lo llevó al Everton, de la misma manera que lo firmó anteriormente para el Watford, pero el delantero ha demostrado, también desde un principio, ser una parte importante en los planes de Carlo Ancelotti.

El técnico italiano remodeló al Everton en el verano de 2020 con los fichajes de James Rodríguez, Allan y Abdoulaye Doucouré – otro fichaje procedente del Watford – y aunque Richarlison ya fue clave durante todo el primer año de Ancelotti, la subida de nivel del equipo significa que también hay más presión sobre él. “Esta temporada 20 goles es el mínimo, aunque espero aún más de él”, dijo Ancelotti de Richarlison antes del comienzo de la presente campaña. “Todavía es joven, pero tiene mucha calidad y mucho carácter. Es un jugador fantástico y puede mejorar”.

Una misma evolución se espera de él en la selección de Brasil, donde se ha convertido en uno de los fijos en las convocatorias de Tite. Su objetivo pasa ahora por encontrar un hueco en el once inicial de cara al Mundial de Qatar 2022, tarea nada sencilla con competidores de alto nivel como son Neymar (PSG), Gabriel Jesus (Manchester City), Roberto Firmino (Liverpool) o Willian (Arsenal), entre otros.

Análisis táctico:

Como extremo izquierdo a pierna cambiada (su pie dominante es la derecha), Richarlison busca naturalmente cortar por dentro. La mayoría de sus acciones ofensivas implican desplazarse desde una posición inicial más amplia (abajo), buscando perfilarse a su pie derecho para disparar. Una acción que lleva a los defensores rivales a tratar de obligarlo a jugar por fuera.

Desde su llegada al Everton ha mejorado en la búsqueda de encontrar la mejor posición posible para su pie derecho y conseguir un disparo desde media distancia. También en su asociación con otros atacantes -mediante combinaciones de pases rápidos y directos- para intentar superar las defensas rivales compactas, aunque su objetivo principal es trabajar  para encontrar una opción de tiro, algo que normalmente lo consigue. Ha realizado más disparos por partido que cualquier otro jugador del Everton en cada una de sus dos primeras temporadas completas. Sin embargo, en esas dos temporadas también anotó sólo 26 veces de 177 intentos de gol en la Premier League. Una tasa de acierto inferior al 15%, algo que pone de relieve un área clave en la que debe mejorar.

Tratándose de un atacante brasileño, es quizás sorprendente que no sea más expresivo con el balón en los pies. Más en el molde de jugadores como Willian que en el de Neymar, prefiere la carrera directa con balón a gestionarlo con varios toques, pero es de igual forma increíblemente difícil de detener y absolutamente devastador en carrera. Los laterales rivales tratan de acercarse a él para presionarlo en su primer toque, con la esperanza de forzarlo a enviar un pase atrás. Pero si se equivocan en este duelo, Richarlison puede superarlos. Es particularmente hábil a la hora de elevar el balón por encima del pie de un defensor para escapar de ellos antes de irrumpir en la delantera.

De 1,84 metros de estatura, Richarlison también es una amenaza significativa en el juego aéreo, con un gran salto y una excelente medición de los tiempos en el ataque de los centros, siendo a menudo subestimado por los oponentes en las acciones a balón parado, mientras que en juego abierto hace carreras bien sincronizadas atacando el lado débil de un defensor para rematar de cabeza libre de marca.

Como jugador en proceso de desarrollo (tiene 23 años), su toma de decisiones sigue siendo una debilidad. Richarlison opta con demasiada frecuencia por el regate para salir de un apuro, por lo que, si los adversarios le presionan agresivamente, puede ser atrapado en la posesión, e incluso con el balón en su propio campo. Es cierto que si tiene éxito en su regate puede aliviar la presión sobre la defensa que está detrás de él, pero lo intenta con demasiada frecuencia cuando sería mejor que, simplemente, protegiera el balón, incluso aunque eso signifique frenar un contragolpe.

Rol en el Everton:

Ancelotti tiende a jugar con Richarlison en el lado izquierdo del ataque en su 4-2-3-1, aunque también ha habido numerosas ocasiones en las que lo ha colocado como delantero en un 4-4-2. En este último rol, se le ha indicado jugar incluso más cerca de Dominic Calvert-Lewin.

Richarlison y Calvert-Lewin se complementan bien en ataque. Ambos trabajan incansablemente y atacan los pasillos constantemente para generarse espacios entre sí y para los jugadores del mediocampo. Dado que ambos atacantes son también fuertes en el aire, el Everton se está concentrando más en llegar a posiciones avanzadas y por bandas antes de poner los centros en el área rival. En Lucas Digne y Gylfi Sigurdsson, el club inglés tiene dos jugadores que pueden lanzar peligrosos balones al área, situaciones en las que tanto Richarlison como Calvert-Lewin tienen grandes opciones de finalizar con éxito.

Con la llegada de James Rodríguez, el enfoque del Everton cambió ligeramente. Richarlison permanece a la izquierda, y desde la derecha James tiene la libertad para moverse por todo el frente del ataque buscando jugar entre líneas. Así, el internacional colombiano pasa la mayor parte jugando perfilado a su pie izquierdo y buscando cambiar el juego hacia Richarlison, quien desde la izquierda tiene claras instrucciones de hacer carreras de forma constante por delante de Calvert-Lewin (arriba).

Su ataque en diferentes alturas, junto con la excepcional capacidad de pase y visión de Rodríguez, tiene el potencial de aumentar las posibilidades de Richarlison de entrar en el área y marcar con más frecuencia. Su cuenta de 13 goles en la Premier League en cada una de sus dos primeras temporadas en el Everton tiene que mejorar si quiere hacer realidad sus ambiciones.

Teniendo en cuenta la frecuencia de oportunidades que tiene para atacar por fuera al lateral derecho rival, Richarlison también necesita mejorar en la creación de ocasiones en las situaciones de uno contra uno. Con demasiada frecuencia desperdicia oportunidades de encontrar un compañero desde una posición peligrosa, precipitándose en su intento de centro, intentando jugar un balón difícil con el exterior de su bota (arriba) o incluso recortando con el pie derecho para centrar. Una entrega que será mucho más difícil de atacar para Calvert-Lewin. Por lo general, sería mejor para él llegar hasta la línea de fondo y buscar un recorte.

Aunque parece que lleva ya mucho tiempo en la élite, Richarlison es todavía un jugador joven, al que le han respetado las lesiones, un hecho que le ha permitido jugar una cantidad enorme de partidos en las últimas temporadas. En sus tres primeros años en Inglaterra fue titular en 100 de los 114 partidos posibles de la Premier League y salió como suplente en nueve de los 14 partidos que no fue titular. La inconsistencia es una consecuencia completamente razonable en un joven atacante que juega tan regularmente. No obstante, si quiere alcanzar el nivel de los mejores delanteros de Europa y un puesto en el once titular de Brasil, necesita empezar a actuar -y a marcar- con mayor regularidad.

Richarlison

Premier League: El informe de Bruno Fernandes

Desde su llegada procedente del Sporting de Portugal, Bruno Fernandes ha tenido un gran impacto en el Manchester United. Nuestros entrenadores analizan la actuación del mejor jugador de la Premier League en el mes de febrero.

Premier League: El informe de Edinson Cavani

El Manchester United espera que Edinson Cavani les ayude a competir por estar arriba en la Premier League y la Champions League. Nuestros entrenadores profesionales analizan al delantero uruguayo.

Premier League: El Informe de James Rodríguez

Después de una temporada 2019/20 casi sin participación el Real Madrid, James Rodríguez busca tomar un nuevo impulso en el Everton. Nuestros entrenadores profesionales analizan las cualidades del jugador colombiano.