Getty Images

Quique Setién

Barcelona, 2020-Presente

Primeros pasos y Las Palmas:

Quique Setién se convirtió en entrenador después de una carrera como jugador en la que militó en varios equipos de las dos primeras divisiones del fútbol español (Racing de Santander, Atlético de Madrid, Logroñés y Levante). Su trayectoria como entrenador comenzó con una breve estancia en el Racing de Santander, seguida de etapas de corta duración en el Poli Ejido y Logroñés, antes de su estancia más larga hasta la fecha en el Club Deportivo Lugo.

En ese último equipo siguió un notable ascenso en Segunda División, llamando la atención de Las Palmas. Setién se hizo cargo del equipo en octubre de 2011, entonces en puestos de descenso. En su primera temporada como entrenador en La Liga, llevó al equipo insular a un 11º puesto, antes de dejar el club al año siguiente, finalizando en la 14ª posición al cierre de la temporada 2016/17.

Inmediatamente después de su llegada, el técnico español reconvirtió la línea defensiva de 3 jugadores de Paco Herrera –anterior entrenador- en un consistente 4-2-3-1. Sistema que modificó en su segunda temporada, donde utilizó un 4-3-3 con dos interiores (abajo).

Con las incorporaciones en ataque de Kevin-Prince Boateng, Marko Livaja y Jesé en ese segundo año, Setién también cambió el rol de Jonathan Viera. Inicialmente un extremo izquierdo, con alta calidad de recepción, movimientos y habilidades de combinación, Viera fue movido a la posición de interior izquierdo. Así, Las Palmas se centró en desarrollar su juego por los tres carriles centrales, traduciéndose en largos períodos de posesión en ataque.

El movimiento interior de los laterales se sumó a la ocupación central del campo por parte de Las Palmas (abajo), ya que el equipo de Setién se benefició especialmente de atacar a través de los espacios entre los laterales y centrales rivales. La amenaza de los interiores situados arriba- sumado con la asociación con el extremo interior – a menudo atrajo a un defensa central rival, especialmente cuando Las Palmas superaba la línea de medio campo.

De este modo, los extremos y los interiores opuestos se veían atraídos a cerrar el espacio central, en un intento de obstaculizar el juego de Las Palmas en esa zona. Una situación que dio lugar a que los jugadores de banda rivales se vieran obligados a vigilar los desdoblamientos en banda de los laterales David Simón, Míchel y Dani Castellano, creando así huecos a través de los pasillos interiores, lo que a menudo conducía a partidos con muchos goles.

Real Betis:

Setién firmó con el Real Betis en el verano de 2017, llevando a su nuevo equipo a un 6º puesto y a la clasificación automática para la fase de grupos de la Europa League. A pesar de los continuos rumores que lo situaban como entrenador del Barcelona, Setién terminó su segunda y última temporada con el Betis en el 10º lugar. A diferencia de su etapa en Las Palmas, el técnico español se alejó de las formaciones 4-2-3-1 y 4-3-3, centrándose en una defensa de 3 en su primera temporada, variando entre el 3-4-2-1 y el 3-4-1-2.

De manera natural, el progreso desde Las Palmas permitió a Setién mejorar aún más su modelo de juego, aunque con algunos cambios en el rendimiento del equipo si hablamos de números. Por ejemplo, en Las Palmas terminó 4º y 2º en La Liga en el porcentaje de posesión, proporcionando un rendimiento casi idéntico en el Betis.

Sin embargo, hubo un notable descenso en los goles marcados en su segunda temporada en el club verdiblanco, pasando de los 60 a los 44 a favor. 13 goles llegaron en acciones a balón parado y goles en propia puerta, pero el giro negativo de 16 goles menos se dio en las acciones de partido. Y eso a pesar de que los disparos por partido, la posesión media y la precisión de los pases se mantuvieron en niveles similares a lo largo de las dos temporadas.

El estilo de Setién –influenciado en gran medida por Johan Cruyff a pesar de no jugar bajo sus órdenes- vio incrementados los pases en corto en un promedio de 50 por partido en su segunda temporada, con alrededor de 9 pases más en largo por partido en el mismo período. Tanto en Las Palmas como en su primera temporada con el Betis, el equilibrio ofensivo de Setién de construir juego en corto fusionado con desplazamientos en largo, buscando atacar la espalda de la línea defensiva rival, fue efectivo.

El doble enfoque ofensivo provocó grandes problemas a sus rivales cuando presionaban más alto, ya que Setién utilizó al portero como un jugador extra en la salida de balón. Sin embargo, sin la amenaza de progresar en ataque, la construcción ofensiva fue drásticamente obstaculizada por el rival, poniendo así la línea defensiva bajo más presión cuando construía desde atrás.

Ese uso del portero, Pau López, en la segunda temporada, demostró ser exponencialmente clave en la fase de construcción de juego, permitiendo a menudo dar a sus compañeros la opción de un pase atrás para volver a iniciar la jugada. Un planteamiento que revalorizó a varios jugadores. Desde el propio Pau López, con su venta a la Roma, a Giovani Lo Celso (Tottenham) y Fabián Ruiz (Napoli), quienes también consiguieron notables traspasos después de trabajar con Setién.

Con Fabián en la temporada 17/18 y Lo Celso en la 18/19, el Betis de Setién mostró el valor del doble pivote, un rasgo clave de su época con Las Palmas. La naturaleza asimétrica de los emparejamientos  a menudo permitía que el trío atacante brillara a través de los espacios centrales, apoyado persistentemente por la amplitud de los laterales (arriba).

Bajo este 3-4-1-2, había más espacio para que uno de los mediocampistas centrales se moviera hacia delante, permitiendo así al equipo atacar con mayores unidades en los últimos metros. Situación contraria cuando utilizaban un 3-4-2-1, donde los espacios se veían obstaculizados por los dos mediapuntas y el delantero. Sólo cuando uno de estos mediapuntas se adelantaba para unirse al delantero, los centrocampistas de Setién podían llegar a zonas de remate.

Pero a medida que su equipo reducía el número de balones directos hacia adelante con el tiempo, los mediapuntas también limitaron sus carreras ofensivas, retrocediendo hacia el mediocampo. Eso provocó una posesión estéril, con un juego menos penetrante en ataque.

Getty Images

El modelo de presión también evolucionó durante su paso en el Betis. A menudo, al fijar a los rivales en una construcción de juego más profunda hombre a hombre, la importancia del doble pivote aseguró que tanto la presión más alta, como la cobertura en defensa, pudieran ser mantenidas simultáneamente (abajo).

Jugadores como Javi García, William Carvalho, Sergio Canales y Andrés Guardado demostraron ser una sólida base en el centro del campo para apoyar una mayor presión sobre el rival, gestionando con acierto cualquier balón en primera línea de presión o sobre un delantero rival que se desplazara al medio campo -también un lateral por dentro -. Asimismo, y ante equipos que buscaran combinar de manera directa sobre el mediocampo, el Betis también demostró su capacidad para defender estas situaciones a través de sus centrocampistas.

Getty Images

Después de dos temporada, Setién finalizó su etapa de entrenador del Betis con una victoria en la última jornada ante el Real Madrid en el Santiago Bernabéu, pasando luego 6 meses fuera de los banquillos, antes de que llegara finalmente la llamada del Barcelona, firmando hasta junio de 2022.

Barcelona:

Ha dirigido doce partidos hasta la fecha, sumando ocho victorias, un empate y tres derrotas, todas ellas fuera de casa, repitiendo así los problemas que ya tuvo el Barcelona de Ernesto Valverde a domicilio -derrotas contra Athletic de Bilbao, Granada y Levante-.

Setién comenzó su mandato utilizando tres sistemas de juego diferentes, tratando de adoptar estructuras similares a las de su etapa con el Betis. Pero después de un comienzo inconsistente, ha vuelto al tradicional 4-3-3 del equipo azulgrana, mientras que sigue centrándose en las rotaciones y movimientos de los jugadores para crear avances por dentro y superioridades.

En estos dos meses en el cargo, ha habido señales de Setién de fusionar un juego ofensivo central con una cobertura defensiva más equilibrada. Con una abundancia de laterales con capacidad de realizar desdoblamientos – Jodi Alba, Nelson Semedo, Firpo y también en alguna ocasión Ansu Fati a pesar de ser extremo – Setién ha equilibrado el mediocampo utilizando un enfoque similar al del Betis, jugando con un doble pivote.

Sergio Busquets sigue siendo la primera opción para el papel de pivote, gracias a su capacidad para superar cualquier línea defensiva rival con su rango de pases (arriba), adquiriendo Frankie de Jong (abajo) un rol diferente bajo las órdenes de Setién.

Con Valverde, el internacional holandés fue utilizado en una posición más alta, diferente a las cualidades que mostró en el Ajax. De Jong es un activo magnífico activo durante las primeras fases de construcción de juego, y también puede conducir en profundidad, incluso cuando está bajo una presión más intensa. Esto no sólo libera a sus compañeros de equipo por delante -después de atraer más presión hacia él y el balón- sino que también proporciona una oportunidad de sumarse al ataque aportando su creatividad.

Setién le ha dado a De Jong mayor valor en su habilidad en la transición defensiva, aspecto que a menudo se pasa por alto en su juego. En el Ajax, a menudo iniciaba él mismo la presión tras pérdida y presión alta sobre el balón, con Lasse Schöne en la cobertura y Donny van de Beek en posiciones más avanzadas. La presión alta es una faceta clave del estilo de Setién, mientras que Valverde optó en algunas fases por el control e intentar ganar los partidos de una forma defensiva más organizada y conservadora.

Getty Images

El nuevo papel de Jong en la presión alta permite a los laterales a recuperar su posición en defensa, impidiendo una sobreexposición de los pivotes y los defensas centrales, como llegó a ocurrir en la etapa de Valverde.

Por otro lado, ese movimiento  deja un espacio más abierto en medio campo, a menudo en la derecha, mientras Messi continúa sus movimientos internos (abajo). El papel que desempeñan los interiores ha sido clave a lo largo de la carrera de Setién, tanto en Las Palmas como en el Betis con jugadores importantes. En el Barcelona, tanto Vidal como Rakitic parecen firmes candidatos a corto plazo para ese papel de volante, ofreciendo además una amenaza más penetrante que Arthur Melo.

No obstante, el joven brasileño ha dado mucho más control en la construcción, así que dependerá de lo que valore más Setién en el futuro y de los rivales a los que haga frente en cada momento.

Pero cuando ambos laterales no van arriba, ambos mediocampistas centrales se han desplazado más arriba para mantener la línea con Rakitic y Vidal. La pareja de interiores puede ofrecer soluciones combinativas en espacios estrechos y centrales, una amenaza en ataque y la capacidad para competir por los centros y las segundas jugadas.

Ambos también puede realizar una mayor presión sobre el rival. Un objetivo final hacia el que Setién está claramente trabajando, con Riqui Puig y Vidal como los herederos a largo plazo de esta área central, con De Jong moviéndose como pivote en un reemplazo a futuro de Busquets.

Una última área de ataque que Setién se ha esforzado por mantener es la capacidad de penetrar entre los centrales y los laterales rivales, algo que mostró en su etapa en Las Palmas en particular. Messi y Alba han realizado ese patrón durante mucho tiempo, pero bajo Setién esto también se ha visto con un extremo izquierdo más amplio -en ausencia de Alba por baja- tomando el rol de penetración, añadiendo también más protección por detrás del balón para detener los contraataques.

Aunque se mantiene la tendencia del pasado de cargar el juego de ataque por el perfil izquierdo con las llegadas de Alba, Setién ha mostrado movimientos similares en el lado derecho, ya que las rotaciones de su estructura defensiva se traducen en formas alternativas de ataque. Desde su llegada, Setién ha defendido en un 4-3-3, 3-5-2 y 4-4-2, este último último dibujo con más rotaciones, lo que permite una mayor versatilidad en el último tercio de campo.

Quique Setién

Análisis: La propuesta de Mikel Arteta en el Arsenal

Nuestros expertos analizan en profundidad los principales detalles tácticos que Mikel Arteta ha introducido en su primer mes como entrenador del Arsenal.
Real Madrid

Análisis: Las diferentes opciones de Zidane

El técnico del Real Madrid Zinedine Zidane ha apostado por diferentes dibujos esta pretemporada, entre ellos la defensa de 3. Analizamos las posibles opciones tácticas y a los nuevos jugadores del equipo blanco para la nueva campaña.

Análisis: El Inter de Antonio Conte

Antonio Conte, con su clásica defensa de 3 centrales, ha revitalizado al Inter de Milán esta temporada. Nuestros entrenadores analizan al equipo italiano, rival del Getafe en los octavos de final de la Europa League.