Getty Images

Erling Haaland

Borussia de Dortmund, 2019-Presente

El Perfil:

Erling Braut Haaland agiganta su figura a cada paso que da, con actuaciones tan brillantes como decisivas como la que firmó ante el Sevilla en los octavos de final de la Champions League 2020/21, donde hizo cuatro de los cinco goles de su equipo para pasar la eliminatoria. Tantos que le han valido para hacer historia en la máxima competencia de clubes de Europa, donde es el jugador más joven (20 años y 231 días) y que menos partidos ha necesitado (14) para alcanzar los 20 goles.

Admirador del juego de Zlatan Ibrahimovic, Haaland espera superar los registros que alcanzó en su día Ole Gunnar Solskjaer, uno de los grandes delanteros noruegos y también su entrenador en el Molde. “Fueron casi dos años juntos en los que vivimos tiempos maravillosos. Por ahora lo está haciendo increíblemente bien para el Dortmund y veremos cómo termina. Como noruego y alguien que ha trabajado con él, por supuesto que es divertido que juegue así”, ha señalado el técnico del Manchester United, uno de los grandes clubes que sueñan con tenerlo en sus filas.

Análisis táctico:

Haaland reúne todos los atributos necesarios para ser un delantero completo. Utiliza su gran estatura para aguantar la posesión con eficacia y habilitar a sus compañeros, tiene la velocidad y los movimientos inteligentes para atacar el espacio, puede regatear y generar ocasiones de gol por sí solo, donde finaliza con cualquier pie y de cabeza. A pesar de todos los aspectos impresionantes de su juego, es sobre todo un goleador que anota a un ritmo simplemente asombroso (1,04 tantos por partido).

Sus inteligentes movimientos y su contundente definición conforman una combinación letal. Se descuelga a posiciones de mediocampo para recibir el balón y contribuir a la construcción del juego de su equipo, a menudo buscando distribuir el balón para un compañero, antes de girar y atacar la portería rival (abajo) de manera directa. A veces llega a posiciones tan retrasadas que los defensores no le siguen todo el camino, situación que aprovecha para encontrar el espacio, girándose después para partir entonces con una posición ventajosa.

La velocidad a la que se desplaza causa verdaderos problemas a los rivales. Mientras que algunos delanteros tienen dificultades en hacer una segunda carrera si han sido ignorados la primera vez o pueden ser lentos para recuperar la posición en ataque si se han descolgado a mediocampo, Haaland es capaz de estar presente en todas las acciones ofensivas, así como de repetir constantes demarques sin descanso. Para todo esto utiliza su enorme zancada para pasar por encima de sus rivales, y es tan rápido que a menudo adelanta a rivales que le llevan mucha ventaja. Su movilidad es constante, un aspecto que pone a prueba la concentración y la resistencia de sus adversarios, aprovechando cualquier mínimo despiste de su rival para asestar el golpe.

Sus movimientos en zona de finalización son más sutiles. Ajusta constantemente su posición a medida que el balón se desplaza por el centro del campo, y con la misma frecuencia se aleja de la jugada de la acción, con el objetivo de despegarse de la vigilancia defensiva de los centrales rivales.

Ya en zona de remate realiza pequeños ajustes con el fin de desestabilizar y confundir al adversario. Cuando detecta una oportunidad para que un compañero intente encontrarle en el espacio cerca de la portería, cambia la dirección de carrera e irrumpe al espacio, dando al defensor poca o ninguna oportunidad de reaccionar (abajo). Estos dobles movimientos -a menudo combinados con una finta para alejarse del balón- le hacen extremadamente difícil de leer para los defensores en esos momentos tan importantes cerca de la portería. Esta es, sin duda, una de las razones por las que marca con tanta frecuencia.

El atacante noruego utiliza bien su cuerpo cuando juega de espaldas a la portería, protegiendo eficazmente el balón mientras intenta controlarlo o se prepara para asociarse con un compañero por delante. Dado que puede utilizar su fuerza y envergadura para asegurar la posesión cuando está bajo presión, puede ser muy eficaz a la hora de proporcionar a los defensores de su equipo un poco de respiro tras un despeje.

Haaland puede rematar bien desde casi cualquier lugar. La velocidad con la que dispara ofrece a los defensores poco tiempo para presionar y bloquear, y puede generar una potencia asombrosa en sus disparos con poco espacio para armar la pierna. Además, rara vez se excede en el juego cuando está dentro del área. La combinación de su seguridad ante la portería, su técnica y su gran confianza en sí mismo le convierten en un delantero realmente excepcional a una muy temprana edad.

Rol en el Borussia de Dortmund:

En el Salzburgo, a las órdenes del entrenador Jesse Marsch, Haaland actuó casi siempre en un 4-4-2. En el Dortmund, con Lucien Favre y luego con Edin Terzic, casi siempre ha actuado como único delantero centro, ya sea en un 4-2-3-1, 4-3-3 o 3-4-3. Su función principal es la de finalizar la jugada, pero hace mucho más. Es el destino de los pases verticales y de ruptura de líneas desde el centro del campo, desde donde coloca el balón eficazmente hacia los interiores, que suelen adoptar posiciones estrechas y permanecer cerca de él para combinar (arriba).

Después de pasar el balón a un compañero por delante de la línea de pase, ese receptor intenta encontrar a un interior abierto o a uno de los laterales, que proporcionan gran parte de la amplitud del equipo. Haaland ya se habrá girado entonces y ataca el área con la intención de finalizar cualquier balón hacia el centro. Un gran número de sus disparos se producen desde muy cerca de la portería rival, a menudo gracias a este patrón de movimiento de mediocampo-área, seguido de un corto y rápido sprint hacia la portería a una velocidad que muchos centrales no pueden soportar.

El Dortmund se maneja brillantemente encontrando a sus interiores -como Jadon Sancho, Marco Reus, Gio Reyna o Thorgan Hazard- en los espacios intermedios, y Haaland tiene mucho éxito atacando balones entregados desde este tipo de posición. Cuando el balón está en esta zona, una carrera de superposición arrastrará a un defensor hacia el balón, y habrá un cambio en el centro. Haaland se desprenderá de la marca del defensa central para perderlo de vista, y luego correrá hacia el espacio para atacar el centro. Se entiende tan bien con los mencionados centrocampistas que se coloca en posición de remate con notable frecuencia.

Sin embargo, no se aferra a una posición central en el ataque, y aparece por todas partes para ayudar a su equipo. Trabaja duro en todas las zonas del campo para intentar retener el balón cuando está aislado, y su velocidad y su capacidad para conducir el balón le hacen muy útil en el contraataque. Asimismo, se desplaza con facilidad por la banda cuando el Dortmund rompe las líneas rivales, y muestra una buena posición corporal y visión de juego al intentar encontrar a otro jugador, incluso cuando corre a toda velocidad con el balón (arriba).

Haaland ya ha demostrado que es uno de los mejores delanteros del momento, y seguramente es sólo cuestión de tiempo antes de que se traslade a uno de los más grandes clubes de Europa en búsqueda de éxitos individuales y colectivos.

Erling Haaland

Bundesliga: Jadon Sancho, velocidad y desborde

Nuestros expertos analizan a uno de los más talentosos futbolistas jóvenes de Inglaterra. Un jugador que decidió buscar su oportunidad en el Borussia de Dortmund, lejos de su hábitat natural.

Bundesliga: Serge Gnabry, presente y futuro para el Bayern

El internacional alemán continúa esta temporada su progresión en el Bayern de Múnich, club en pleno proceso de renovación donde está llamado a tener un papel muy importante.
Antoine Griezmann

Antoine Griezmann: Más soluciones ofensivas para el Barça

Nuestros expertos analizan el papel que puede desarrollar Antoine Griezmann en el Barcelona, después de que el club azulgrana pagara 120 millones por el francés.