/Getty Images

Mikel Arteta

Arsenal, 2019-Presente

Las primeras señales:

Mikel Arteta firmó un contrato de tres años y medio con el Arsenal después de trabajar como asistente de Pep Guardiola en el Manchester City. Y aunque solo lleva nueve partidos en el cargo, ya se han podido ver algunas señales de que su primera experiencia como entrenador podría tener éxito.

Al igual que Guardiola en el Manchester City, Arteta ya ha mostrado sutiles ajustes tácticos para enfrentarse a sus rivales, pero sin perder la estructura dominante. Ha sido así en los partidos ante Bournemouth y Crystal Palace, equipos que defendieron en un 4-5-1 en bloque medio y donde el entrenador español ajustó la estructura en salida de balón haciendo uso de un pivote simple o un doble pivote en medio campo por delante de una línea defensiva de tres.

En este nuevo modelo, Granit Xhaxa es situado en el perfil izquierdo de esa defensa de tres, con David Luiz operando en un rol central. Cuando tiene dificultades para construir desde atrás, el Arsenal utiliza a su portero Bernd Leno en el centro de la línea defensiva, llevando a Luiz más arriba para acompañar a Lucas Torreira por detrás de la primera línea de presión rival. En el caso de que la presión sea menos agresiva, Xhaka busca un pase incisivo (abajo) hacia adelante, siendo ésta una excelente inclusión táctica de Arteta.

Luiz (abajo) también se ha mostrado más involucrado en la construcción de juego, algo que ha provocado que aumente su media de pases por partido: de los 42 con Unai Emery a los 57 desde la llegada de Arteta. Y con Xhaka ofreciéndose constantemente en el perfil izquierdo, el jugador brasileño tiene más licencia para llegar al medio campo y penetrar en último tercio de campo con el balón en sus pies, una de sus principales características de juego.

Como Luiz, el rango de pases de Xhaka y su habilidad para romper líneas a través de ellos es muy destacada. Sin embargo, cuando se enfrenta a una presión de 360 grados en medio campo, su juego conduce a pases menos convincentes.

Por lo tanto, su papel lejos de esa congestión central le ha permitido al Arsenal generar más juego en profundidad a través del canal interior izquierdo. Xhaka, por otro lado, es el único jugador de pie izquierdo en esa zona, lo que aporta un importante elemento diferenciador a sus pases desde esta nueva posición. Y es que ahora los rivales no saben si ese posible pase del internacional suizo será para combinar con un compañero alrededor de su bloque defensivo o intentar atravesarlo de manera directa.

Getty Images

Más adelante, la preferencia de Arteta de colocar a varios jugadores más allá de la línea del medio campo también le ha dado al equipo más opciones de pases hacia adelante. Aquí, tanto Luiz como Xhaka han demostrado nuevamente sus incisivas habilidades de pase, con balones clave como ocurrió en los goles ante el Crystal Palace y el Bournemouth. Asimismo, las estructuras adaptativas de Arteta en salida de balón también llevan en algún momento a un sistema asimétrico partiendo del original 4-2-3-1.

En relación al juego por fuera, los laterales Sead Kolasinac y Bukayo Saka son componentes clave en ataque, jugando muy arriba y pegados a la cal para generar la máxima amplitud. Esto permite que Pierre-Emerick Aubameyang se mueva hacia dentro desde el canal izquierdo, brindando apoyo a Alexandre Lacazette y Mesut Özil, lo que da lugar a tres amenazas ofensivas por dentro (abajo).

Sin embargo, con las lesiones tanto de Tierney como de Kolasinac, Saka se ha convertido en la primera opción de Arteta en el lateral izquierdo a pesar de su poca experiencia todavía en el primer equipo.

El lateral del Arsenal, al jugar Aubameyang o Gabriel Martinelli en una orientación más centralizada, tiene ahora más espacio por delante. Y con el tiempo, a medida que el estilo del Arsenal se mueve gradualmente hacia un equipo con preferencia para mantener más tiempo la posesión, Saka puede permanecer más tiempo arriba a pesar de jugar como lateral izquierdo.

Con los extremos izquierdos del Arsenal ofreciéndose persistentemente por dentro, Saka también se encontrará más liberado en banda, ya que es probable que los equipos rivales prefieran una estructura defensiva estrecha para cerrar el pase interior de Xhaka a los atacantes. Si esto ocurre, Saka tendrá mayor protagonismo en ataque. Sin embargo, su finalización en los centros, como se vio en el partido ante el Bournemouth, todavía necesita mejorar. Un problema, por otro lado, muy parecido al que tuvo Raheem Sterling en el pasado, donde Arteta acreditó su trabajo individual con el extremo del City para mejorar esta faceta. Ahora el entrenador español y su cuerpo técnico tienen esa misma tarea con Saka.

En el perfil derecho, mientras, cuenta con Nicolas Pépé o Reiss Nelson para generar amplitud por ese perfil. Con el carrilero Ainsley Maitland-Niles más retrasado o jugando como “falso lateral”, formando así doble pivote junto con Torreira, una sociedad que está creciendo en cada partido.

Los cambios tácticos de Arteta se volvieron a ver en el último empate ante el Sheffield United (1-1), jugando en 3-3-4 en la construcción de los ataques. Debido al 5-3-2 defensivo de su rival, Özil y Lacazette ofrecieron apoyos por los canales interiores (abajo), atacando los dos los espacios entre los tres centrocampistas rivales. Aquí, la pareja mostró su habilidad para conectar la defensa con el medio campo. Y aunque Lacazette no ha marcado desde la primera fecha del mes de diciembre, sus ayudas por dentro liberaron a Özil, con mayor capacidad para encontrar las carreras de Aubameyang y Martinelli arrancando desde la izquierda.

Siguiendo con este partido, como la amplitud estaba garantizada por la pareja de laterales Maitland-Niles y Saka, los extremos Pepe y Martinelli fijaron a los carrileros del Sheffield United antes que ofrecer carreras profundas o diagonales por dentro en ataque, situaciones en las que ambos sobresalen. La posible inclusión de Aubameyang como atacante en banda podría ayudar a reequilibrar el ataque del Arsenal, encajando finalmente todas las piezas ofensivas sin renunciar al equilibrio defensivo.

Corrección de problemas:

A pesar de mostrar múltiples puntos positivos bajo el mano de Arteta, en especial en la fase de posesión, el Arsenal todavía presenta ciertas dificultades. Hasta esta fecha, ningún equipo ha empatado tanto como los Gunners -13 partidos- y solo dos equipos en Premier League han ganado menos partidos que ellos (6 victorias): Watford (5) y Norwich City (4), ambos equipos en la zona baja de la clasificación de la Premier League.

Getty Images

Los errores individuales -como en los dos duelos ante el Chelsea- y actuaciones más grises en defensa le siguen costado puntos y victorias al Arsenal. Cuatro de los 7 goles en contra en el último mes de competencia han sido después del minuto 80, síntoma de que mantener la concentración (abajo), el estado físico y la disciplina defensiva aún deben abordarse por parte de Arteta. También las concesiones en acciones a balón parado o en el último pase siguen afectando al Arsenal como lo hizo en el pasado.

Con la excepción del segundo gol ante el Chelsea en el Emirates, el repliegue tras pérdida sí parece estar más consolidado. El nuevo sistema de juego le dota a la línea defensiva de una cobertura extra con Torreira cayendo atrás para por dentro. El dinamismo del internacional uruguayo, sumando a su inteligencia de no ir a la presión de manera individual -con Xhaka y Matteo Guendouzi en la etapa de Unai Emery (arriba)- ha añadido mayor fortaleza defensiva tras pérdida.

Ya sea ante un equipo que apuesta por el juego directo para superar la presión del Arsenal en primera línea o que decida mantener la posesión, el equipo de Arteta ha mantenido una estructura 1-3 (portero y línea defensiva), lo que asegura las zonas centrales, pudiendo jugar atrás cuando sea necesario. Esto además le permite tener menos penetraciones en contra, y le da a los jugadores en banda más tiempo para recuperar su posición.

Además, junto con un mayor deseo de correr, y el conocimiento de cuándo debe correr o cuándo presionar, el Arsenal ha mejorado en su repliegue después de las pérdidas de balón para convertirse en un equipo menos vulnerable en el contragolpe.

Pero incluso durante prolongados períodos jugando con la defensa más retrasada, –el nivel físico del equipo todavía no ha llegado a lo que demanda Arteta-, Torreira se despliega en el lado derecho del doble pivote, y la creciente relación entre el uruguayo, y el lateral derecho Maitland-Niles ha fortalecido los esfuerzos defensivos del Arsenal. Si Torreira salta a la presión, Maitland-Niles ha mostrado su habilidad para defender en amplitud o por dentro con equipos que buscan construir juego alrededor del bloque del Arsenal.

En las ocasiones en que un extremo rival supera a Maitland-Niles, el esfuerzo de Torreira luego cubre los espacios atrás, mientras el dúo vuelve a replegarse, realizando la mayor cantidad de entradas desde que Arteta se hizo cargo del equipo. Esta resolución y el deseo de defenderse adecuadamente se exhibieron a fondo con un jugador menos en el empate en campo del Chelsea (2-2). Este, aunque breve, cambio de mentalidad del Arsenal bien podría ser la base del futuro éxito defensivo. Y es que atacar con fluidez a menudo no significa nada sin equilibrio defensivo y disciplina.

El estilo exigente de Arteta sin el balón también está conduciendo a un enfoque de presión tras pérdida más consistente, ya que los requisitos físicos de realizar sprints al máximo han aumentado.

Las demandas de Arteta sobre los jugadores ya se han podido ver en algunos momentos, y el Arsenal ha comenzado a comprometerse más con un enfoque de presión alta. Aunque todavía no ha sido capaz de sostenerla durante 90 minutos o hasta que el resultado esté asegurado, sí hay signos que invitan al optimismo. Y para poder jugar y presionar como quiere Arteta, sin duda se necesita tiempo.

Naturalmente, al presionar alto, la línea defensiva rival está más exigida, lo que retrasa también cualquier avance a campo del Arsenal. Hasta que la línea de fondo elimine los errores individuales (arriba), ya sea a través de los entrenamientos, un cambio de mentalidad, la llegada de nuevos jugadores o las tres cosas a la vez, entonces la presión alta será la mejor esperanza del Arsenal para no encajar goles.

Un resurgimiento en la segunda mitad ayudó a sacar adelante el partido ante el Leeds United de la Copa FA después de un comienzo lento, donde el equipo del Marcelo Bielsa creó mucho más a través de un juego sólido desde atrás. Pero un aumento de la energía y una presión más alta impidieron que el Leeds jugara con éxito en el segundo acto, lo que llevó a una mayor posesión del Arsenal, más oportunidades de gol y mantener la portería a cero. Otros ejemplos alentadores llegaron en los partidos contra el United y el Sheffield. El equipo de Arteta realizó más sprints individuales, cubrió más terreno y tuvo un mayor porcentaje de tiempo realizando carreras de alta velocidad en comparación con los respectivos encuentros anteriores de principios de temporada.

Getty Images

El legado de Arsene Wenger:

Un aspecto crucial para cualquier éxito que pueda tener Arteta será la gestión del club y de los diferentes departamentos de apoyo con los que cuenta. Al igual que con el Manchester United, la pérdida de un antiguo entrenador con un control superior de todo lo que ocurre en el club y el nombramiento de un entrenador en su lugar resulta ser un período posterior difícil de gestionar. Sin embargo, Arteta tiene el impulso y el sacrificio para liderar desde este papel, y el conocimiento táctico y la variedad para tener éxito en el campo con tiempo.

La utilización de las carreras del “tercer hombre” -se ha visto brevemente bajo Arteta y que aparecen regularmente en los equipos de Guardiola- podría ser una tendencia clave como las que Arsène Wenger construyó con éxito en ataque. Los extremos como Freddie Ljungberg y Robert Pires eran apoyados en zona de finalización con Thierry Henry y el enlace sutil pero vital de Dennis Bergkamp pueden darle a Arteta algunos patrones o ideas de juego para su equipo.

Su tiempo como jugador y capitán en el Arsenal bajo Wenger también habrá brindado lecciones de enorme valor para hacerse cargo de un club del tamaño y poder del Arsenal. Arteta, como capitán, ejerció como uno de los principales puentes entre el entrenador y los jugadores. Y al igual que Wenger, su staff y la delegación de trabajo sobre ellos serán vitales para tener el éxito en el campo.

Steve Round, un experimentado entrenador del primer equipo, ha sido contratado para ayudar a canalizar los deseos y necesidades de Arteta sobre el césped. Albert Stuivenberg es otra valiosa incorporación como entrenador, que también aporta una gran cantidad de conocimientos como el actual asistente de Ryan Giggs en la selección galesa, con experiencia adicional en la Premier League con Louis van Gaal en el Manchester United United.

El entrenador de porteros Iñaki Caña también se ha unido al personal de Arteta desde el Brentford. Ex jugador y entrenador del Barcelona, debería ayudar a crear un dominio de la posesión en la primera línea, haciendo uso del portero casi como un actor más, como Arteta a menudo encontró con Ederson en el Manchester City. Freddie Ljungberg conserva su posición en el primer equipo, y podría ser otro activo útil como entrenador, ya que él mismo dirigió brevemente a los jugadores y también experimentó la tutela de Wenger en sus mejores años.

La política de Wenger de combinar juventud con experiencia es un patrón que probablemente seguirá Arteta, ya que Maitland-Niles, Saka, Martinelli y Reiss Nelson han tenido muchos minutos de juego desde su llegada. También se confió en Eddie Nketiah en el partido contra el Sheffield United, y podría ser otro jugador a tener en cuenta a largo plazo. No obstante, con la recuperación de Héctor Bellerín, Dani Ceballos, Aubameyang, Tierney y Kolašinac será mucho más clara la política que seguirá Arteta con el talento joven.

Mikel Arteta

Análisis: Las opciones de Mourinho en el Tottenham

El Tottenham inicia una nueva etapa con José Mourinho al frente después de la salida de Mauricio Pochettino. Analizamos qué sistema y aspectos tácticos podría utilizar el entrenador portugués para cambiar la dinámica de los Spurs.
Frank Lampard

Análisis: Frank Lampard y El Chelsea

El Chelsea inicia una nueva etapa tras la salida de Maurizio Sarri y la llegada al banquillo de un jugador histórico como reemplazo, Frank Lampard. Pero, ¿qué podemos esperar del exinternacional inglés en su debut como técnico en la Premier League?
Real Madrid

Análisis: Las diferentes opciones de Zidane

El técnico del Real Madrid Zinedine Zidane ha apostado por diferentes dibujos esta pretemporada, entre ellos la defensa de 3. Analizamos las posibles opciones tácticas y a los nuevos jugadores del equipo blanco para la nueva campaña.